La proporción áurea en el diseño

En el ser humano es inherente e intrínseco el deseo por buscar la belleza en todas sus formas, motivo por el que los diseños son cuidados. Es por ello que desde siempre, se han desarrollado teorías que expliquen y permitan realizar diseños más hermosos, y una de esas teorías es la Proporción Áurea, también llamada la razón divina.

Esta teoría propugna que la proporción es la forma más perfecta de belleza, es la proporción entre las formas y elementos de una composición elevada al máximo nivel.  El axioma principal de esta teoría es que al dividir un segmento en dos partes, la proporción entre la parte mayor y la menor debe ser igual que la que existe entre el segmento total y la parte menor, lo que genera diseños web asimétricos pero bien proporcionados que le dan esa armonía de la que antes hablábamos, así como podemos crear un punto focal concreto, convirtiéndolo en el punto principal de nuestra composición.

Su cálculo se realiza de la siguiente manera:

El número obtenido tiene que ver con la proporcionalidad entre los distintos elementos. Esta armonía existe también en elementos de la naturaleza, como pueden ser la perfecta espiral de un caracol,  el pentagrama perfecto que forma una estrella de mar o la disposición de los pétalos de una flor. Esta proporcionalidad curiosamente relaciona la cantidad de abejas macho y abejas hembras que hay en una colmena.

También, por otro lado, en la búsqueda de esa perfección armónica, han sido muchos artistas a lo largo de la Historia los que han usado este número para realizar sus obras, siendo el primero de ellos el griego Fidias, en honor al cual fue llamado este número, Fi, a la hora de crear su obra más universal, el Partenón. También han utilizado este recurso artistas como Leonardo Da Vinci, que, en su Canon intentaba demostrar que el cuerpo humano cumple esta Razón Dorada.

Pero los tiempos han cambiado, y el diseño también. Ahora podemos realizar diseño gráfico y de webs, las cuales cumplen con una función clara, siempre dependiendo de sus objetivos, claro está, entre las cuales se encuentran atraer a clientes y conseguir conversiones.

Para ello, nuestra web debe estar bien construida, planeada y, por supuesto, planeada, lo que implica que en ella los elementos deben estar en perfecta armonía y proporción para lograr la perfecta proporción entre todos ellos, proporcionando a los internautas una perfecta experiencia visual de marca, cliente y usuario, haciéndola más atractiva y clara.

La proporción áurea busca crear un lenguaje natural  claro que pueda comprender nuestro cerebro, así como aprovechar la forma natural de leer una web, que generalmente va de arriba a la izquierda abajo a la derecha, por lo que usando la razón divina, los elementos deberían ir colocados en ella según su importancia siguiendo este patrón de comportamiento.

¿Y tú, qué sabes de la proporción áurea?

Flat Design, una nueva tendencia en diseño

No cabe duda de que el diseño web es una herramienta más que tienen las marcas a la hora de, no sólo crear su imagen de marca, valga la redundancia, sino, de conseguir que los internautas que lleguen hasta su sitio tengan una gran experiencia de usuario con una página atractiva, fácil de usar y por la que navegar de una forma sencilla, con una estructura adecuada y, sobre todo, que no distraiga al usuario de los elementos que realmente importan, como el contenido de la misma, con otros que resulten superfluos y que hagan que la web tarde más de la cuenta en cargar, porque, como ya sabemos, los internautas son muy proclives a abandonar una web si esta tiene un tiempo de carga elevado.

No obstante, el diseño web no está exento de las modas. Las tendencias se han ido sucediendo a lo largo del tiempo según los gustos de cada quién.

Hace relativamente poco, asistimos a un momento en el que las páginas web tenían diseños complicados, con elementos móviles y efectos que buscaban sorprender al espectador, colores llamativos, páginas que saltaban de la pantalla del ordenador. Una eclosión de colores brillantes y web más que llamativas.

Pero, como todo, en el diseño web también asistimos a una vuelta a lo simple, a lo más esencial, tal vez, como resultado de la tendencia de las marcas a resaltar el contenido de sus páginas web.

Y es en este escenario en el que aparece el llamado Flat Design.

El Flat Design implica un diseño minimalista, sin degradados, sin elementos que no sean esenciales y que se opone frontalmente al esqueumorfismo, es decir, al diseño que imitaba a la realidad, imperante en los últimos tiempos, como es el caso de algunas aplicaciones.

 

Esta tendencia plantea a sus detractores la cuestión de la estética: un diseño minimalista y plano va en contra de todo lo estético, a pesar de que el Flat Design propugna la máxima “menos es más”, siempre y cuando se trate de un buen diseño, que cumpla los objetivos perseguidos.

flat desigh

Ejemplo de Flat Design, diseño simple y minimalista

Algo que los defensores del Flat Design afirman es que el esqueumorfismo atenta contra la utilidad y la usabilidad de una web, puesto que en sus diseños prima lo estético frente a los valores previamente mencionados.

La discusión está servida, ¿flat design o esqueumorfismo?

Diseño web: desmontando falsas creencias

En los últimos tiempos todo lo referente a internet ha tenido una gran aceptación por parte de los usuarios y empresas, que han visto en este sector un aliado muy potente para conseguir sus objetivos, en lo que a lo económico  se refiere y en otros aspectos tales como la imagen de marca.

Así pues, uno de los principales elementos en los que se apoyan las marcas para construir, no sólo su imagen, sino su identidad, es en el diseño, tanto gráfico como web. Si bien es muy fácil ver una imagen o una web, no siempre es lo que parece, puesto que la opinión y la visión que tiene la gran parte de usuarios no es la más cierta.

De este modo, existen falsas creencias acerca del diseño, datos que están muy lejos de ser ciertos, entre los que encontramos los siguientes:

El diseño web es fácil y rápido

Nada más lejos de la realidad. El diseño web requiere conocimientos de programación, diseño, usabilidad, posicionamiento web, estructuración de contenidos y saber crearlos correctamente, además de precisar total atención a lo que tenemos entre manos. Se requiere habilidad y preparación, además de saber trabajar en equipo, puesto que es una labor totalmente multidisciplinar.

Si sabes de diseño web, lo sabes todo acerca de informática, redes sociales y todo lo referente a este sector

En el mundo de internet y la informática existen muchísimos profesionales que conocen su sector. No es lo mismo un diseñador web que un diseñador gráfico, igual que no es lo mismo un albañil que un pintor, aunque los dos se dediquen a la construcción. Un diseñador gráfico puede no saber de programación, y un programador puede no saber de diseño gráfico.

El diseñador es el que decide todo los aspectos de su trabajo

Aunque es cierto que al profesional se le debe dejar trabajar lo más libremente posible y aplicar sus conocimientos, el diseño web debe ser una colaboración entre cliente y profesional, de modo que el profesional sea capaz de plasmar en la web las necesidades del cliente.

Podemos cambiar cualquier cosa en la web “en un momentito”

Este es uno de las creencias más molestas con las que los profesionales deben lidiar en su día a día. Los clientes no son conscientes de que cualquier cambio que queramos realizar en una web no es cosa de minutos, sino de mucho tiempo de trabajo. Los clientes piensan que cambiar un cuadro de lugar o cambiar el fondo de la web, o incluso, añadirle un texto es tan fácil como decir “amén”. Hace falta tiempo y trabajo para ello.

Los clientes mandan

Sí pero no. Como hemos dicho antes, la creación y diseño web es la unión entre las necesidades del cliente y el buen hacer del profesional. El cliente debe decir lo que quiere, por supuesto que sí, pero también debe permitir al profesional trabajar, así como debe confiar en las decisiones del profesional a la hora de crear/diseñar la mejor web para satisfacer las necesidades de su cliente.

¿Qué piensas tú? ¿Qué otros mitos existen en torno al diseño web?

Diseño web: depende del color con que se mire

Los seres humanos somos complejos.

De igual forma que necesitamos sentirnos atraídos por alguien para iniciar una relación con esa persona, necesitamos sentir que la marca nos seduce para que compremos su producto. Es un hecho.

Ese cortejo, llamémoslo así, empieza por ofrecer una buena imagen, y en una buena imagen, como ya sabemos, influye muchísimo la web corporativa a la que dirijamos a nuestro usuarios, a nuestra clientela, ya sea potencial o de facto.

Ya hemos hablado antes de la mejor forma de construir una web adecuada a nuestras necesidades, pero, sobre todo, a la de los usuarios que nos visitan. Establecimos en posts anteriores la necesidad de poseer una buena arquitectura web, estructura y facilidad en el uso y navegación de la web, usando un diseño atractivo y moderno, pero que a la vez, ofreciera la imagen profesional que nuestra marca pretende transmitir de cara a los consumidores.

Pero, algo que es muy importante y que pasamos por alto en muchísimas ocasiones es la importancia de los colores que utilizamos, puesto que el ojo recoge el color transformándolo en sensaciones. De hecho, más del 85% de los usuarios afirman que el color de un producto es uno de los principales motivos para su posterior compra, según el estudio realizado por June Campbell “The psicology of web performance”.

El color también influye en la imagen de nuestra marca en un 80%, según el mismo estudio, puesto que ayuda al usuario a reconocerla.

Se trata de uno de los elementos más poderosos del diseño que nos transmiten cosas, como por ejemplo, el color amarillo transmite optimismo y jovialidad, además, atrae la atención de los compradores. El rojo, por su parte, transmite la sensación de energía y crea la impresión de urgencia.

Por poner un tercer ejemplo, el azul ofrece confianza y seguridad, a menudo lo usan los bancos, y los negocios, mientras que el verde es el color universalmente asociado a la salud y la naturaleza, además de ser el color más fácil de procesar por el ojo humano.

Tiene la increíble y única capacidad de atraer a determinados tipos de usuarios y de lograr que cambien su decisión de compra. Así, los colores rojo, azul marino y negro atraen a compradores impulsivos, por lo que son perfectos para liquidar productos, mientras que el celeste, el rosa y el morado son los colores de los consumidores tradicionales.

Tenemos un gran aliado en los colores para conseguir atraer a nuestros consumidores, ¿por qué no utilizarlo?

Diseño web: la página perfecta

“Los problemas con el diseño visual pueden provocar que los usuarios abandonen la página muy rápido y que nunca descubran lo que puedes ofrecerles”, Jesse James Garrett.

Hoy en día no hay duda alguna de que todas las empresas y todas las marcas que pretendan obtener cierto éxito deben tener presencia online, y, la carta de presentación a los demás usuarios en internet es una página web bien hecha y optimizada.

Para ello, uno de los aspectos fundamentales a tener en cuenta es el del diseño de la misma. Debe ser atractiva y fácil de manejar. Además, a la hora de diseñar nuestra web, es necesario considerar el hecho de que los usuarios van a acceder a ella a través de los distintos navegadores, por lo que es algo imprescindible que nuestra web sea amigable e indexable para los distintos navegadores. No obstante, si nos encontramos con la imposibilidad de hacerla compatible para todos, al menos, compatibilizarla con los navegadores mayoritarios, que son Google Chrome, Mozilla Firefox e Internet Explorer, aunque este último cada vez está siendo menos usado en beneficio de los dos anteriores.

Igualmente, debemos tener en cuenta el tipo de pantalla en el que el usuario visualizará nuestra web, considerando que, en la actualidad, la mayoría de los ordenadores vienen equipados con pantallas de 24 o 32 bits que pueden mostrar más de 16.000 colores distintos, así como que los monitores más antiguos sólo poseen 16 bits, y la gama de colores es muchísimo más reducida.

Para diseñar y crear correctamente una web, es preciso saber qué tipo de lenguaje es el más popular y el que mejor funciona para los buscadores, siendo ahora mismo los más usados HTML5 y CSS. El uso de estos lenguajes favorecerá la indexación de nuestra web.

Aunque el diseño es importante, no podemos perder de vista que la web está enfocada a proporcionar información a nuestros visitantes, por lo que deben poder acceder a ella de forma sencilla y rápida. Nada de webs que esconden la información entre miles de elementos que, por otro lado, distraen la atención del cliente. Hagamos una web sencilla y clara.

Por otro lado, otro aspecto clave es la usabilidad. No olvidemos que una mala página web es como un vendedor gruñón, hace que te vayas rápido del local. Existen verdaderos atentados a la usabilidad que hace a los usuarios abandonar la web, como los pop ups emergentes, la lentitud de carga o que no exista un botón para cerrarla, aspectos a evitar en todos los supuestos.

Una web de calidad ofrecerá contenidos de calidad para que así aumente su relevancia, y por ende, su SEO, entre los usuarios, proporcionandolo en diferentes idiomas a ser posible, para que ese contenido sea accesible a un público más amplio, siendo el idioma mayoritario y el más recomendable, que no sea el nativo, el inglés.

Además, debe estar avalada por un trabajo SEO de calidad, optimizandola así para un mejor posicionamiento web de la misma.

Para una correcta y adecuada viralización de los contenidos que proporcionamos en nuestra web, ésta debe estar conectada a los perfiles de las redes sociales en las que nuestra marca tenga presencia, colocando los iconos sociales en un lugar fácil de ver y accesible para nuestra audiencia.

También es importante conocer cuántos usuarios llegan a nosotros e interactúan con nuestra página web, analizar estos datos podrá indicarnos si necesitamos hacer algún cambio en ella.

Y algo a tener en cuenta, sólo porque el footer esté al final de la página no significa que debamos descuidar su diseño. Es tan importante como cualquier otro elemento.

La relación entre un currículum y la papelera de reciclaje

Es habitual en estos tiempos, sobre todo cuando tienes una web, el recibir por correo electrónico decenas de currículums. Lo ha sido siempre, al menos en el sector del diseño, y ha aumentado considerablemente con esto de la ya cansina crisis.

Después de haber recibido cientos de ofertas, en su mayoría de recién titulados que buscan quien les dé una oportunidad en este complicado mercado laboral, no podemos hacer otra cosa que sorprendernos. Y por desgracia sorprendernos para mal.

Y es que, para poder trabajar, hay que currárselo un poquito (o mucho) más en la presentación que cada uno hacemos de nosotros mismos a las empresas a las que nos dirigimos. La competencia es mucha y ahora los puestos son pocos así que, sea como sea, hay que buscar la forma de destacar sobre los demás.

No pretendemos sentar cátedra sobre esto de los Recursos Humanos; no nos dedicamos a eso, pero sí podemos dar algunos consejos sobre lo que NO se debe hacer a la hora de enviar un currículum a un estudio de diseño o agencia de publicidad. Intentaremos analizar los errores más comunes que cometen, aunque parezca mentira, la gran mayoría de los currículums que recibimos.

Basándome en mi humilde experiencia y, ni que decir tiene, subjetiva opinión, he elaborado la “Escala Papelera” en función de la calidad de ofertas recibidas.

Grado “la cagaste” o 100% de posibilidades de ir a la papelera de reciclaje.
Un error de bulto y que, ante mi perplejidad, comete a menudo mucha gente; no enviar ni un solo proyecto realizado. Desastre total. Aquí lo que importa es el portafolio, si acabas de terminar los estudios y no tienes muchos trabajos pues te los inventas, le haces algo a un familiar o amigo que tenga un negocio, o te presentas a algún concurso que, aunque suelen ser denigrantes para la profesión (ya otro día comentamos eso…), a ti te puede servir para ir teniendo cosas que mostrar. Suele dar igual que seas licenciado por Royal Collage of Art de Londres o tengas un curso de CCC, se te va a valorar en función de tu trabajo, si no lo muestras no tienes ninguna posibilidad.

Grado “Sánchez Dragó” o 85% de posibilidades de ir a la papelera de reciclaje.
No seas pesado. No te líes a poner cursos de mecanografía, ni manipulador de alimentos etc. Céntrate sólo en lo que esté relacionado de alguna forma con puesto al que aspiras, todo lo demás sobra. A la persona que recibe un currículum en cualquier estudio o agencia le importa bastante poco si has sido dependiente de Bershka, puesto copas en un garito o tienes carné de camión y vehículo propio. Se concreto, la información justa y un buen portafolio, porque si a todo esto, encima no le adjuntas muestra gráfica de tus trabajos, amigo tu destino es ya directamente el buzón de correo no deseado.

Grado “miniMALista” o 70% de posibilidades de ir a la papelera de reciclaje.
Si eres de los que manda tu portfolio con el escueto mensaje de “adjunto currículum para futuras selecciones personal” o frase similar y, ya para colmo, dejas visible una interminable lista de contactos a los que también les has enviado ese elaborado mensaje, has de saber dos cosas. La primera es que existe un campo en el correo llamado CCO (búscalo en Google) para que no se vean los destinatarios. La segunda es que a no ser que tu portafolio sea la “rehostia” va a ir también a la papelera.

Mi consejo es que te lo curres y mandes correos personalizados a cada empresa y, a ser posible, investigues por ahí (twitter, linked in, facebook etc. ) quien es la persona que va a recibir tu correo. Eso puede que te garantice que por lo menos esa persona pierda dos minutos viendo tu trabajo e incluso hasta te conteste (se han dado casos, lo he visto en cuarto milenio).

Grado “malaje” o 45% de posibilidades de ir a la papelera de reciclaje.
Hay gente que lo hace todo bien. Te manda un correo bien redactado con un enlace a una bonita web donde ves sus bonitos trabajos y, como estás de buen humor porque acabas de cobrar una factura que tenías pendiente desde hace 9 meses, les contestas amablemente diciendo que te gusta su trabajo y que algún día podríais colaborar. Pues bien, resulta que esa persona no se digna ni a responder. Mal. Llamarme susceptible pero a mí eso no me gusta.

Ten en cuenta que la persona que te contesta está perdiendo 5 minutos de trabajo por contestarte a ti, que has sido el que ha llamado ha iniciado la conversación, se un poco consecuente y no te cierres la puerta justo al final. Cuanta mayor sea la comunicación que puedas mantener con la persona que te puede ofrecer un trabajo o proyecto concreto, tanto mejor.

Finalmente, y estratosféricamente fuera de la escala, estaría el “Grado aspersor” que son todos aquellos que le tiran a todo lo que se mueve. Vienen a la oficina y te dan el CV siendo, por ejemplo, técnicos en exportación y aduanas (verídico). Imagino que es un poco fruto de la desesperación, aun así siéntate 30 minutos, respira y haz una lista. Dirígete sólo a empresas que sean de tu sector y sean susceptibles de buscar un perfil como el tuyo. Todo lo demás es perder tiempo, papel y tener de impresora.

Como he dicho, todo esto está basado en mi propia experiencia y conclusiones, seguramente habrá muchas personas que no estén de acuerdo con esto, pues se siente, que para eso el post es mío.

Pero si quieres y te apetece puedes colaborar enviándonos tus casos flagrantes de atentados contra eso de los Recursos Humanos para ir actualizando y ampliando la escala. Gracias!!!

Wetransfer o cómo enviar archivos pesados fácilmente

Desde Segundaplanta utilizamos a menudo el servicio gratuito que nos ofrecen desde wetransfer.com . Este, te permite enviar al destinatario de correo que desees archivos de hasta 2 Gb . El archivo se sube a la nube y el remitente recibe un correo electrónico con una dirección desde la que se lo puede descargar antes de dos semanas. Está permitido enviar cualquier tipo de archivo y no necesitas registrarte. Pruébalo y nos cuentas, porque lo simple siempre funciona. 😉

Pixlr.com | Herramienta de edición de imágenes online

El equipo de Atodesk nos presentan Pixlr Editor. Una herramienta online de edición de imágenes tipo Photoshop, pero gratuita. Después de un amplio testeo parece mentira que se estén consiguiendo herramientas en la nube con tan buen nivel de rendimiento.

Desde el punto de vista de la usabilidad es una copia a Photoshop, misma barra de herramientas, iconos, funciones, atajos de teclado, etc. Sólo algunas funciones varían su ubicación en la barra superior.

Es una aplicación basada en Flash Player por lo que está limitado su uso (a priori) en dispositivos como el Ipad. Para netbook puede ser la opción más recomendada.

Sólo permite la edición de imágenes a 72 píxeles/pulgada, lo que es perfecto para diseñadores Web pero impide que sea una herramientas que puedan utilizar los diseñadores gráficos.

Los filtros son bastante pobres, pero vista su utilidad tampoco es algo que desmerezca a esta aplicación.

Pixlr.com | Herramienta de edición de imágenes online 1

Los formatos para guardar permitidos son:  JPEG, PNG (con transparencia),BMP,TIFF y específico del programa por capas. También te permite compartirlo en redes sociales o almacenar en la nube.

[box_download] No es photoshop, pero para un uso no profesional
puede ser una herramienta muy práctica. :) [/box_download]

[toggle title=”Más información”] Conoce Pixlr.com aquí. [/toggle]

Los ojos de un niño

Aprovechando que la paternidad nos sobrevuela a varios miembros de esta agencia  y que todo lo referente a “gadgets” infantiles son un tema recurrente por esta oficina en lo últimos tiempos, queremos compartir con vosotros esta onírica campaña Leer más