Aumenta las visitas a tu cuenta de YouTube gracias a los metadatos

Uno de los caballos de batalla de cualquier persona dedicada a la gestión de cuentas en redes sociales es siempre alcanzar cuantas más visualizaciones mejor en sus publicaciones. La estrategia a la hora de lanzar las publicaciones es clave para conseguir el éxito que tanto ansiamos en nuestros perfiles, ya sea en Facebook, Instagram, Twitter, o como el caso que vamos a comentar a continuación, en la red social más usada a nivel mundial para compartir vídeos: YouTube.

Es momento de aprovechar todas las posibilidades que nos brinda la red social de vídeos de Google para sacarle el mayor partido posible. ¿Te has preguntado alguna vez si son necesarios los subtítulos en tus vídeos? ¿Cómo elijo un título para mi vídeo adecuado a su contenido? ¿Has pensado alguna vez en la opción de generar una miniatura personalizada para cada vídeo que subes? Todas estas y muchas preguntas más las vamos a resolver a continuación con el objetivo de sacar el máximo partido posible a nuestra cuenta de YouTube y llegar a cuantos más usuarios podamos.

A continuación, enumeramos los consejos a tener en cuenta para fortalecer los metadatos en los vídeos que subimos a nuestra cuenta de YouTube y favorecer el aumento de las visualizaciones.

Aumenta las visitas a tu cuenta de YouTube gracias a los metadatos 1

 

Consejos para mejorar los metadatos de YouTube

A parte de todo el trabajo que hagamos en la difusión de nuestros contenidos a través de las redes sociales, el punto de partida para que los usuarios encuentren nuestros vídeos son los metadatos. Los metadatos, literalmente “sobre datos”, son datos que describen a otros datos.  De una manera más profunda, los metadatos se refieren a un grupo de datos que describen el contenido informativo de un objeto al que se denomina ‘recurso’, en este caso nuestro vídeo de YouTube.

 

Título

El título (junto con la miniatura) es la carta de presentación de tu video. Una pieza clave que puede hacer que nuestro CTR (Click Through Rate) aumente considerablemente.

Utiliza herramientas de palabras clave para conocer cuáles son las más utilizadas y la que mejor funcionan en tu sector. Seguidamente, crea un título que capte la atención de los usuarios. Ayúdate de los siguiente tips:

  • Utiliza un título descriptivo: Ejemplo: “Cómo elaborar un bizcocho de limón”.
  • Opta por la brevedad: Menos es más. Además, los títulos demasiado grandes no se muestran por completo, aparecen acortados por YouTube.
  • Usa las mayúsculas para destacar palabras importantes de tu título: Ejemplo: “Cómo elaborar un BIZCOCHO de LIMÓN”.
  • Emplea interrogaciones o exclamaciones: Ejemplo: “¿Qué sueñan los perros?” mejor que “Los sueños de los perros”.

Descripción

Complementa toda la información de tus vídeos con esta función principal de YouTube. Coloca en la descripción datos adicionales, enlaces, créditos, etc. Ten muy en cuenta que las primeras palabras de tu descripción van a aparecer en la sección de búsquedas que realicen los usuarios, por lo que van a tener una alta visibilidad.

 

  • Valora la idoneidad de aportar una descripción grande haciendo al usuario hacer clic en la opción de ‘Mostrar más’. De ser así, coloca lo más relevante al principio de tu descripción. Sera más fácil que los usuarios lo lean en un primer vistazo.
  • Coloca enlaces en tu descripción si hablas sobre ellos en tus vídeos. Pero no coloques solo la URL, también indica en forma de texto una breve descripción de ese enlace.
  • Utiliza los CTA (Call to Action), en castellano ‘Llamadas a la acción’, para atraer a los usuarios.

Etiquetas

Las etiquetas no las va a ver el usuario que hace una búsqueda en YouTube, pero sí influyen mucho en el trabajo del algoritmo de la red social de vídeo de Google. Incluye entre 10 y 20 frases o palabras clave sobre tu vídeo y harás que esté sea mucho más sencillo de encontrar por los usuarios. A medida que vayas implementando el trabajo con las etiquetas, YouTube intentará sugeriste la mejores keywords para tus vídeos.

Datos EXIF

Cuida los datos EXIF de los archivos que compartes y subes a YouTube. Los datos EXIF recogen información de cómo se ha procesado y capturado tu vídeo: la cámara con la que se ha realizado la captura, los parámetros de disparo, los modos de disparo, las características del vídeo, etc.

Nombre del archivo subido

Parece una cuestión baladí, pero en vez de subir directamente a YouTube un vídeo con su nombre original que automáticamente crea la cámara o dispositivo móvil y que generalmente suele ser una sucesión de letras y números, opta por cambiar su nombre y poner uno adecuado al contenido del vídeo. Ejemplo. VídeoPerroJugando.avi

Aumenta las visitas a tu cuenta de YouTube gracias a los metadatos 2

Una vez hecha la subida del vídeo se pueden seguir mejorando los metadatos de YouTube

 

Escoge una miniatura

La miniatura es el fotograma la cual es la única pista audiovisual que tiene el usuario para hacerse una idea de qué tipo de contenido va a encontrar una vez que haga clic en cada vídeo. La miniatura elegida va a estar presente en los resultados de búsqueda, los vídeos relacionados, los enlaces en redes sociales, etc. Por lo que es de vital importancia elegir una miniatura adecuada.

Actualmente, cuando cargamos nuestro vídeo en YouTube, la plataforma no ofrece una serie de fotogramas obtenidos aleatoriamente de nuestro vídeo para que nosotros elijamos el que más nos favorece. De igual modo, podemos editar nuestra propia miniatura y cargarla automáticamente para que quede fijada en nuestro vídeo.

Anotaciones

Seguro que alguna vez te has topado con ellos cuando ves vídeos de YouTube. Son esos mensajes que van apareciendo en las esquinas de los vídeos, o en forma de faldones. Nos sugieren otros vídeos u otros canales para visitar.

También pueden utilizarse para incluir mensajes de texto con llamadas a la acción, como por ejemplo para sugerir una suscripción al canal.

Subtítulos

Las principales ventajas de colocar subtítulos en tus vídeos son: la internacionalización, la comprensión, la accesibilidad, y la indexación.

Posees tres formas de incluir subtítulos en YouTube:

  • Subtítulos automáticos creados por YouTube. Están hechos gracias al reconocimiento de voz, por eso también son comunes los errores en la transcripción. ¡No te fíes mucho de esta opción!
  • Transcripción. Aporta un documento con la traducción del sonido y voces de tu vídeo y YouTube intentará sincronizarlo.
  • Puede que la más tediosa, pero también la que garantiza los mejores resultados.

 

Igual que haces con cada uno de tus vídeos… ¡No te olvides de tu canal!

Descripción y keywords

Completa toda la información de tu canal con una buena descripción. Aglutina en ella todas la keywords que definen lo que los usuarios van a encontrar en tu canal. Presta atención a tus competencias y capta ideas para que te sea mucho más sencillo hacer una descripción exhaustiva con las mejores palabras para que después el algoritmo de YouTube haga su trabajo de la manera correcta de acuerdo a las búsquedas de los usuarios.

Playlist

En el caso de que tu canal de YouTube incluya playlists, estas también deben contar con una descripción. Basta con solo un par de líneas bien definidas donde queden recogidas las líneas que distinguen a tu playlist y su contenido.

 

Sigue todos esto consejos para mejorar los metadatos de YouTube y aumentar tu visibilidad. Pero, recuerda: lo importante es contar con un buen vídeo que mostrar a tu audiencia. ¡Cuida tu contenido!

 

 

Redes Sociales

Las Redes Sociales han sido las responsables del cambio, tan radical, que ha sufrido la manera de comunicarnos y relacionarnos entre nosotros. Una sociedad que está totalmente conectada a Internet y que deja a un lado su vida privada para exponerla diariamente a un público, que no siempre se es consciente de quién es

Redes Sociales

¿Qué son las Redes Sociales?

Las Redes Sociales son comunidades de personas que comparten información, contenido y datos permitiendo el contacto con otras personas, ya sean o no conocidas.

¿Cuántos tipos de redes existen?

Las redes se pueden clasificar según su contenido en redes de video, redes profesionales, redes fotográficas, etc. Aunque las dos categorías más conocidas son:

  1. Redes Verticales. Son aquellas que unen a personas con un interés común. Por ejemplo, Linkedin.
  2. Redes Horizontales o genéricas. Redes sociales cuyo objetivo es el de conversar con otras personas que no necesariamente tienen un interés en común. Las más conocidas son Facebook y Twitter.

¿Cuáles son las más utilizadas?

Redes Sociales hay muchas, pero aquí te mostramos las 7 plataformas más usadas.

  1. Facebook

Con más de 23 millones de usuarios en España, es la red social más reconocida. Conecta tanto a personas con otras personas, como a empresas con usuarios con el objetivo de poder ofrecer sus productos o servicios.

  1. Twitter

Twitter ha ido evolucionando a lo largo del tiempo. Su cambio más importante fue el aumento de caracteres de 140 a 280 a la hora de redactar un tweet.

  1. Instagram

Es una de las redes fotográficas más populares y usadas hoy en día. Fue comprada por Facebook en 2012 alcanzando poco después la cifra de 100 millones de usuarios.

  1. Google Plus

La red social de Google no es de las más usadas, aunque es una buena alternativa para conectar con otro público y una de las mejores para optimizar el SEO del sitio web.

  1. Pinterest

Al igual que Instagram, es una aplicación fotográfica dónde puedes crear y compartir pines o imágenes en tableros divididos por temáticas.

  1. Youtube

Es la plataforma de videos más conocida en la cual los usuarios crean, comparten y ven videos. Además, es uno los buscadores más usados.

  1. Linkedin

La mayor red de profesionales se encuentra en Linkedin. Fue creada para elaborar tu propia red de contactos a nivel profesional y empresarial.

Pros y contras de tener presencia en las redes sociales

Las Redes Sociales ofrecen muchas ventajas a nivel empresarial y personal. Pero, si no se hace un uso adecuado de ellas, pueden llegar a ocasionar muchos inconvenientes.

Infografia RRSS

El beneficio más importante es la comunicación instantánea entre personas y entre empresa y usuario. Ofreciendo la oportunidad de compartir momentos, información e incluso conocimientos.

A nivel personal, pueden reforzar nuestra marca personal que se puede aprovechar a la hora de buscar un empleo.

A nivel profesional son un canal de difusión y promoción de los productos o servicios que las empresas ofrecen, reforzando su presencia online, contactando con clientes potenciales y fidelizando a otros. La medición de los resultados de las acciones de marketing es clave a la hora de reaccionar a tiempo a situaciones como una crisis de reputación online y también, fomenta la atención al cliente teniendo un feedback en tiempo real.

Por otra parte, los inconvenientes también se pueden analizar desde el punto de vista personal y profesional.

A nivel particular, la mala configuración de la privacidad del perfil puede llegar a ser perjudicial a la hora de obstar a un puesto de trabajo. Por eso, revisarla periódicamente es algo fundamental.

La pérdida de tiempo o adicción a las redes es un problema social que va en aumento sobre todo entre los jóvenes.

En el caso de las empresas los resultados no son inmediatos, la reputación se crea a diario trabajando constantemente y a veces, para tener más visibilidad en las diferentes plataformas es necesario invertir una cierta cantidad de dinero.

En definitiva, las Redes Sociales tienen ventajas e inconvenientes, pero haciendo un buen uso de ellas pueden resultarnos muy útiles.

www.segundaplanta.com

 

Contenido de valor, ¿qué es y cómo crearlo?

 

Un contenido de valor es una pieza de comunicación que aporta beneficios al público objetivo al que va dirigido. Es fundamental que no pase desapercibido.

Para ello tiene que estar cuidado y ser relevante porque si no lo está, es lo mismo que si no existiese. Por eso, el usuario que visita tu sitio web tiene que encontrarse con un contenido de calidad ya que, si le gusta, puede compartirlo en su web o redes sociales haciendo que más personas o incluso, futuros clientes lleguen a tu web y puedan ver los servicios que la empresa presta.

¿Qué hacer para crear un contenido de valor?

Un contenido de valor es un contenido útil, por eso si lo es para tu audiencia lo es para ti.

Lo más importante que debe tener contener un post es:

  1. Información rápida y útil. Redactar un artículo antes que la competencia es un plus que puede ser muy positivo.
  2. Calidad, ante todo. Copiar contenido es perjudicial para tu web por dos motivos:
    1. Penaliza el posicionamiento orgánico (SEO) en buscadores.
    2. Puede provocar una crisis de reputación.
  3. Veracidad del contenido. Publicar un contenido falso puede llegar a crear un bulo que perjudique, y mucho, la reputación de tu empresa. Por eso, si se citan fuentes se debe comprobar antes que sean fiables.

Por otra parte, si queremos que nuestro contenido sea de calidad, nos sirva para el branding de nuestro negocio y que sea compartido en otras webs y redes sociales, nunca debemos realizar alguna de las siguientes acciones:

  1. Información falsa. Tienes que estar seguro que los datos o información que proporciones sean ciertas. Como recomendación contrastar diversas fuentes y triangular información.
  2. Errores ortográficos. Antes de publicar revisa la ortografía y sintaxis. No dejes que un buen contenido pierda valor por contener erratas.
  3. Enlaces rotos. En el caso de incluir links en tus posts comprueba que apunten correctamente a las direcciones electrónicas a las que apunten. Si con el tiempo detectas que algún enlace no es válido, modifícalo o elimínalo cuanto antes para no frustrar al usuario o para que no te afecte negativamente al SEO de tu portal web.

¿Post de 2.000 palabras?

Crear y publicar un post extenso es algo complicado e incluso puede llegar a ser una tarea bastante aburrida si no entendemos ciertos conceptos. Por eso, redactar post de 2.000 palabras o más, si se hace de manera adecuada y correcta, puede llegar a dar buenos resultados, alcanzando un buen posicionamiento en buscadores sobre determinadas palabras clave.

Si ya tienes alguna idea sobre la que escribir, pero no sabes qué orden debe llevar, te dejamos las secciones más importantes que debe contener para mantener un orden:

  1. Introducción. Contextualiza el contenido, pon antecedentes, introduce el concepto en los primeros párrafos.
  2. Descripción. Describe el concepto. Ofrece detalles interesantes. Trata de aportar alguna novedad.
  3. Ventajas. Haz un listado con los principales beneficios que ofrece.
  4. Inconvenientes. Señala las limitaciones, dificultades o problemas que pueden encontrar.
  5. Conclusión y breve opinión personal. Ofrece tus impresiones sobre la temática y destaca los puntos principales.
  6. Ejemplos (casos prácticos). Selecciona casos de uso cercanos para que los usuarios se puedan hacer una idea de qué tratas de transmitir.

Tiempo de permanencia y lectura

Contenido de valor, ¿qué es y cómo crearlo? 3

Para WordPress, existen plugins que hacen y muestran una estimación sobre el tiempo de permanencia y lectura que puede tardar un usuario en permanecer en la web y leer el post. Pero cuidado, porque mostrar esos datos puede ser un poco perjudicial.

Por un lado, ese tipo de información puede ser de gran atracción para el lector y así aumentan el tiempo que pasan en tu sitio web. Pero, si la publicación es muy extensa y toma varios minutos en leerla, el efecto de mostrar esos datos es negativo ya que la tasa de abandono puede ser muy alta.

Recuerda también que existen diversas métricas e indicadores que nos ofrecen información si el contenido que estamos generando es de valor, tanto Google Analytics como las herramientas analíticas de las redes sociales (Facebook Insights, Twitter Analytics, etc) nos proporcionan: tiempo de permanencia en la página, tasa de rebote, número de “me gusta” y “favoritos”, comparticiones y retweets, número de comentarios y calidad de los mismos, etc.

Si tenemos en cuenta éstas métricas podremos planificar los siguientes siguiendo el patrón de los que hayan alcanzado mayor éxito en términos de conversiones, alcance, posicionamiento, etc, de manera que estén alineadas a nuestros objetivos de negocio.

 

¿Y vosotros qué entendéis por contenido de calidad? ¿Tenéis alguna estrategia para desarrollar contenidos de valor? Si es así, estaremos encantados que compartas tus experiencias en los comentarios.

 

www.segundaplanta.com

 

Chatbots y el arte de chatear

Chatear no es fácil. Aunque lo hacemos todos los días: a través de Whatsapp, Facebook Messenger, Telegram, Skype, por Snapchat y hasta en Twitter. Nos ayudamos de expresiones, palabras acortadas, emoticonos, gifs, imágenes, geolocalizaciones, referencias con copy-paste. Chatear no es fácil, y para fortalecer la idea que propongo, pensad que ahora también acudimos a los audios y a los vídeos. Usamos la voz cada vez más porque no sabemos chatear. Si me lo permitís, los filtros para imágenes y audiovisuales también han venido para salvarnos en nuestra comunicación diaria. Y es que chatear no es fácil, ya os lo estoy diciendo.

¿Y qué tiene de difícil, si llevamos haciéndolo desde la época del IRC? Si, después de varios años, ya lo practicamos con total naturalidad, de pequeños a mayores, en jergas de diferentes profesiones, en variaciones diafásicas, diastráticas o diatópicas. El problema es bien sencillo, y es solo uno: que no sabemos transmitir lo que queremos. Por este motivo (y también, pero solo a veces, por los caprichos de la lengua y sus ambigüedades), en ocasiones, no se entiende lo que pretendíamos comunicar y lleva a confusión a nuestros interlocutores, creando situaciones incómodas. Todo esto, a nivel de marca, puede suponer un enorme problema.

Analizando las dificultades que nos encontramos, y recordando los elementos del discurso de los que ya hablamos, llegamos a los siguientes puntos que pueden ser conflictivos a la hora de comunicar una idea a través de un mensaje escrito:

  1. Que esté mal redactado: si no se entiende porque no respeta las convenciones lingüísticas, estamos perdidos. No tenemos nada que hacer si emisor y receptor no comparten las mismas normas. Como si habláramos en otro idioma. Por eso, es tan importante una redacción no correcta, sino exquisita. Solo con la excelencia podremos expresarnos correctamente.
  2. Que esté descontextualizado: nuestros lectores han de saber de qué estamos hablando. No todos nos tienen por qué seguir a diario, ni conocen nuestros recursos, nuestra historia, las noticias, lo que hicimos ayer, nuestras campañas anteriores, lo que alguien nos contó. Hay que situar constantemente al lector en nuestros blogs, en nuestras redes sociales. En toda comunicación, aunque nos parezcamos reiterativos. El storytelling no puede convertirse en una telenovela.
  3. Que abusemos de tecnicismos o neologismos. Que nos sometamos al uso del #hashtag, de las @menciones, de los extranjerismos o las siglas.
  4. Que no quede clara nuestra intención. Quizás es el punto más comprometido por la dificultad que entraña. Y también se relaciona con el contexto. Podemos creer que somos graciosos o sofisticados, divertidos o enérgicos, pero deberíamos cerciorarnos de si realmente lo estamos siendo. ¿Y cómo lo hacemos? Podemos pedir opinión pero, sobre todo, siendo sinceros con nosotros mismos. Por ejemplo, no es lo mismo escribir esta idea si usamos las siguientes formas:

    Si te das de alta en nuestra newsletter podrás acceder a contenidos exclusivos cada semana.

    ¡¡Date de alta ahora en nuestra newsletter y tendrás CONTENIDOS EXCLUSIVOS cada semana!!

    Transmitimos emoción con solo un par de cambios en la forma o la estructura. Sin embargo, ojo, porque no siempre cuelan mensajes del tipo

    ¡La superguía de SEO que no te puedes perder si quieres ser un auténtico profesional!

    Las 12 enseñanzas secretas para ser el mejor community manager que nadie te contará.

  5. Que no usemos el formato adecuado para cada ocasión o plataforma. Si no eres bueno haciendo fotografías, mejor escríbelo. Si no sabes hacer infografías pero has leído que están de moda, es más eficaz que lo presentes en otro formato. Si tu lenguaje natural no es el vídeo, no te empeñes en ser un youtuber. O sí, empéñate pero asegúrate de haber aprendido antes. Igualmente, cada plataforma tiene sus puntos fuertes, conócelos y foméntalos. Asimismo, podemos encontrar la lengua escrita en distintos formatos (desde una narración a un diálogo, una poesía, lenguaje publicitario, y un sinfín de posibilidades literarias).
  6. Que nos dejemos llevar por la pasión y caigamos en sus errores. Pueden ser la pérdida total o parcial de las razones por las que se explica algo, entrar en discusiones fuertes o eternas, o ambas, ser demasiado optimista o insistente o no mostrar lo que realmente hace grande al producto, al servicio, a la marca, a la empresa.

Los chatbots y la inteligencia artificial

Soy un escéptico de los chatbots y si habéis llegado a este punto del post empezaréis a entender por qué. Creo firmemente en la tecnología y en la lingüística aplicada, en su utilidad y la gran ayuda que puede proporcionar para resolver muchos casos. Aunque no es este, no es la atención al cliente. Solo tenemos que remitirnos a nuestras propias llamadas eternas a las compañías telefónicas y pensar en cuántas ocasiones no le hemos deseado algún mal a la maquinita que nos atiende. «¡Quiero hablar con un humano!», le gritamos a un impasible contestador. Como si entendiera de tonos. De enfados. De que nuestra telefónica nos está cobrando 20 euros de más o de que, una vez más, queremos darnos de baja por el mal servicio prestado. «Si desea contactar con un agente, pulse 3». Eso es lo que queríamos desde el principio.

¿Qué nos ha hecho sospechar que a través de Facebook o Allo sí vamos a querer hablar con un bot? Cuando aún estamos aprendiendo a chatear, ahora nos ponen en un cuadrilátero para que tengamos una batalla dialéctica de lo más absurda contra un C3PO venido a menos. Permitidme que dude aún de la capacidad tecnológica para responder a todas las dudas que un cliente pueda tener. Y creedme cuando os digo que he visto cosas que vosotros no creeríais sin viajar más allá de Orión ni conocer de cerca la Puerta de Tannhäuser. Las preguntas más sorprendentes, los comentarios más ácidos o incisivos o las ocurrencias más disparatadas que se os puedan pasar por la cabeza. Además, pensadlo bien, le quitaríamos trabajo a los CM graciositos.

La idea, como os podéis imaginar, no es sustituir para todo la respuesta del humano en la atención al cliente, sino solo para cuestiones puntuales que sí puedan resolver los bots. Pero perderíamos eso de lo que tanto tiempo llevamos hablando, el contacto real, la personalización y humanización de las marcas.

El primer ejemplo llamativo lo encontramos en el software desarrollado por Taco Bell, cuyo chatbot facilita la gestión de los pedidos a través de una conversación automatizada. Cuanto más puntera es la tecnología destinada a este cometido, mayor personalización podrán aportar estos desalmados interlocutores. Y aquí llega otro de los problemas: ¿quién va a ser capaz de desarrollar dichas tecnologías? Solo las más grandes.

La solución llega a través de plataformas como Facebook, Allo de Google, o Kik Messenger, que saca al mercado bots para distintos fines en sus tiendas online. Lejos de comandos o fórmulas para lograr una respuesta, el sistema será capaz de dibujar distintas situaciones, tener memoria o aportarnos datos extras que nos pueden ser útiles. Pero no hablamos de eso, sino de personas que quieren sentir que alguien se está preocupando por ellos al otro lado de la pantalla.

Hablamos de que llevamos unos años intentando difuminar la barrera que el teclado y el ratón nos hicieron en su día para volver a la naturalidad, pero parece que no todo el mundo está de acuerdo. Por lo pronto, parece que solo es tendencia, una apuesta fuerte de los de arriba que estamos viendo llegar pero que las pymes y la mayoría de grandes empresas tardarán en asumir. Pero si ya los humanos encontramos numerosas dificultades a la hora de expresar lo que queremos comunicar, ¿vamos a ser capaces de transmitir valores de marca, emociones, algo a través de los chatbots?

Estamos en el mundo real y ni siquiera lo dominamos aún con soltura. Alan Turing puede esperar.

¿Es Whatsapp una red social?

Ahora que, durante estos días, hemos conocido la noticia de que Whatsapp ha lanzado su aplicación nativa para Windows y Mac OS, nos ha vuelto a invadir la duda.

Y es que, en las oficinas de Segunda Planta, ya hace unos días, surgió la siguiente cuestión: ¿Es Whatsapp una red social o un servicio de mensajería? A raíz de una conversación entre @targess, @ingenio, @RaulDorado, @AlbertoPajuelo y quien firma, @AlvaroOlmo, en la que discutíamos si Whatsapp podía considerarse una red social o no, decidimos profundizar un poco más sobre esto y ponernos manos a la obra.

Sabiendo que el público es soberano, nos aventuramos a trasladar a Twitter nuestra duda, con los siguientes resultados:

A pesar de que la opción más votada fue la opción de aquellos que creen que no se trata de una red social, aún existía un 32% que considera que sí.

Nosotros, para responder a esta pregunta con algo de autoridad, nos hemos propuesto analizar las propiedades de las redes sociales y por qué Whatsapp pertenece a un bando u otro. Pero antes, ¿por qué es importante esta diferenciación? Porque el modo de empleo y cómo la conceptualizamos va a ser fundamental a la hora de usarlas para estrategias de marcas, de cara a su uso con clientes y, sobre todo, conociendo los principios de viralidad e influencia y su posible aplicación.

Las redes sociales tienen unas características concretas que determinan su modo de uso y que identificamos en los siguientes puntos:

  • En las redes sociales se produce una asociación de personas en torno a unos intereses comunes.
  • Están compuestas por nodos (personas o marcas) que se relacionan entre sí y que pueden formar figuras de redes.
  • Se comunican a través de internet, por parejas o grupos.
  • Las relaciones bidireccionales y los contenidos son el músculo de las redes sociales, aunque el contenido no es estrictamente necesario.

Pero también hay rasgos de diseño o técnicos, menos conceptuales, que pueden ayudarnos a definir:

  • Los servicios de mensajería no disponen de un muro y, por lo tanto, no disponen de mensajes públicos.
  • Los usuarios de las redes sociales tienen un perfil con información personal.
  • Las redes sociales fomentan el contacto con otras personas.
  • En los servicios de mensajería, los contactos son personales y de individuo a individuo, exceptuando los grupos, en los que un usuario debe dar acceso previamente.
  • En los servicios de mensajería no existen buscadores de contenido ni de usuarios.
Redes sociales

Los nodos y sus nexos forman las redes sociales

En Snapchat, por ejemplo, encontramos algo parecido a un muro. Sin embargo, la falta de interacción con cada una de las actualizaciones o posts vuelve a ponernos en duda: ¿red social o servicio de mensajería? Si observamos las tendencias, las aplicaciones más utilizadas son, por un lado, sustancialmente aplicaciones de mensajería móviles, y por otro, una mezcla entre ambas versiones. El propio Snapchat, Instagram o Periscope. También ocurre con la definición de Twitter, un microbloggin’, podríamos decir que está a caballo entre todas las opciones disponibles.

En el otro lado estarían Facebook —quien más esfuerzos está haciendo para adquirir características propias de las redes más móviles o los servicios de mensajería con Facebook Messenger—, LinkedIn, Pinterest o Google Plus, entre otras.

Viralidad e influencia: ¿un factor exclusivo de las redes sociales?

Se me plantean varias cuestiones: ¿es la viralidad un aspecto fundamental de las redes sociales? ¿Cómo funciona la influencia en Whatsapp? No podemos responder de una forma estricta a estas preguntas porque, en lo referente a la privacidad, en su mayoría, nos dejan jugar con estos elementos más o menos a nuestro antojo. Si mi perfil y contenidos de Facebook están estrictamente cerrados a la vista de terceras personas, aquellas que no son contactos directos no pueden visualizar lo que he publicado. En Twitter e Instagram, las cuentas candado. En Snapchat, aquellas personas a las que tenga agregada. Etcétera.

Por lo tanto, ni la viralidad ni la influencia son conceptos necesarios para que exista una red social, si nos atenemos al párrafo anterior. Sin embargo, el concepto mismo de red social nos sugiere lo contrario.

Las investigaciones han mostrado que las redes sociales constituyen representaciones útiles en muchos niveles, desde las relaciones de parentesco hasta las relaciones de organizaciones a nivel estatal (se habla en este caso de redes políticas), desempeñando un papel crítico en la determinación de la agenda política y el grado en el cual los individuos o las organizaciones alcanzan sus objetivos o reciben influencias. La red social también puede ser utilizada para medir el capital social (es decir, el valor que un individuo obtiene de los recursos accesibles a través de su red social).

Wikipedia.

Son herramientas, no redes sociales

Es importante saber que no estamos hablando de redes sociales cuando nos referimos a Facebook o Instagram, sino de herramientas o servicios que nos ayudan a gestionar las redes sociales. En las redes sociales sí existe una influencia obligatoria de los miembros que la componen, que puede traducirse en viralidad dependiendo de la composición de la red y del tipo de relación existente entre los nodos. Pero son las herramientas las que facilitan o ponen barreras a esas redes sociales.

Con esta premisa, podrías deducir que Whatsapp, por un lado, facilita el contacto con los nodos de las redes sociales, pero no ayuda al contagio social, a la influencia en forma de red, sino de manera mucho más puntual y personal, nodo a nodo. Estaría cumpliendo algunas de las funciones de la red social pero evitando otras. ¿Cómo podríamos entonces responder a la pregunta inicial? Quizás, simplemente, no podamos. Pero sí que podemos conocer cuáles son las posibilidades reales que nos ofrece la herramienta, y saber por tanto explotarlas en favor de la comunicación y el marketing de nuestras marcas.

Estrategia de social media: cómo elegir los canales

Posiblemente ya le habéis echado el ojo al ‘Mapa de las redes sociales y otros servicios en la nube’ que iRedes elabora cada año. Se nos antoja la pregunta ¿qué es exactamente un canal en social media? Para responderla establecemos una diferencia clara entre marketing online y social media, ya que podemos caer en el error de confundirlos.

Los canales en marketing online abarcan técnicas como el SEO, el SEM, el email marketing o el social media marketing. Sin embargo, si hablamos únicamente de social media, ¿podemos tomar en consideración las redes sociales como los únicos canales? Blogs, foros, wikis, sitios de opinión, redes de geolocalización… existe todo un sinfín de plataformas cuyas categorías bailan entre canal, redes de colaboración o, simplemente, portales en los que podemos escribir comentarios o compartir contenido.

De cualquier forma, y para trazar a conciencia una estrategia de social media, y también con la idea de facilitarnos la labor de saber elegir qué es propiamente un canal, hemos clasificado las acciones en distintos canales digitales según la función que realizan dentro de nuestra estrategia. Así, establecemos objetivos específicos para cada uno de estos canales y le otorgamos un lugar concreto dentro del embudo.

Funciones de los canales en social media

Dividimos las funciones posibles que pueden desempeñar los canales en social media. Un mismo canal puede cumplir una o varias funciones:

  • Posicionamiento: los canales pueden ayudarnos al posicionamiento SEO. Por ejemplo, sabemos que muchas de las estrategias que utilizan Google Plus utilizan este canal únicamente para posicionar, por el peso evidente que tiene en Google. Se trata, pues, de una técnica con una clara finalidad a través de los contenidos y de las palabras clave. Sin embargo, también podemos posicionarnos dentro de canales específicos. Por ejemplo, tener una buena presencia en Twitter nos asegura visibilidad, además de en buscadores, dentro de la propia plataforma.
  • Atención al cliente: cuanto mayor sea nuestra comunidad y más contundente nuestra presencia, más importancia tendrá la atención al cliente a través del social media. Es lógico, nuestra presencia hará que los clientes y usuarios se fijen más en nosotros y les resulte más sencillo dirigirse a través de estos espacios. Sabemos también, y es algo que vamos conociendo a raíz de nuestra experiencia, cuáles son los canales que más utilizan los usuarios para comunicarse con nosotros. En este sentido, va a depender de muchos factores. Por ejemplo, en un negocio local, Facebook o Yelp pueden ser clave en la atención al cliente mediante la respuesta a comentarios, a quejas o sugerencias de mejora o, simplemente, un halago.
  • Presencia / Imagen de marca: son esos canales en los que hay que estar porque sabemos que el gran público se encuentra por allí. A veces consideramos que Facebook es uno de estos grandes entornos en los que hemos de tener presencia. Probablemente, entre 1.500 millones de usuarios se encuentre nuestro target. También ocurre a veces con ciertas campañas puntuales o con la publicidad. Si bien cada vez es menos frecuente acudir a este tipo de acciones de mera presencia, ya que disponemos de las suficientes herramientas como para poder medirlo todo, es importante permanecer en la retina de nuestros posibles consumidores. No debemos desdeñar la presencia en la mente del consumidor.
  • Conversación: generar conversación nos ayuda a mejorar otras funciones (SEO, atención al cliente, presencia de marca y generación de comunidad y de tráfico). Pero hay canales donde es más sencillo y práctico iniciar y establecer estas conversaciones. Por ejemplo, Twitter o los grupos de LinkedIn, así como los comentarios en blogs o plataformas como Medium. Las conversaciones pueden tener características muy dispares: desde hacer networking, hasta aficionados a un una película, a un equipo o, en general, a cualquier temática más amplia, como la fotografía o la cerveza.
  • Comunidad: son canales que nos sirven para crear una comunidad afín a las temáticas de nuestra marca o empresa. En algunos canales esto se puede apreciar de forma más clara que en otros. Por ejemplo, los seguidores de YouTube o Instagram presentan un engagement más alto que los de Facebook. La razón es que son canales donde no conviven, generalmente, múltiples aspectos de la vida de los usuarios, sino que lo utilizan de forma más específica. Si bien en Instagram podemos seguir tanto a amigos como a marcas, cuando seguimos a una de estas lo hacemos de forma más concienzuda que en Facebook, ajustándonos más a nuestros propios intereses.
    • Existen canales específicos para comunidades muy concretas. Olvidándonos de las redes generalistas, encontramos plataformas orientadas a un público muy segmentado. Por ejemplo, redes de contacto, o portales como Couchsurfing o Blablacar.
  • Promoción / Publicidad: Facebook, Twitter, Instagram, YouTube, Google… Obviando el SEM, con todos estos canales también podemos promocionarnos y hacer publicidad (no pagada) de nuestros productos o servicios. Porque sabemos que, aunque el contenido es el rey en las redes sociales, es siempre necesaria una dosis de autopromoción. De no ser así, ¿qué estaríamos haciendo en los medios sociales realmente? Esta promoción puede estar diseñada de muchas formas: a través de nuestros contenidos, anuncios de novedades, mediante opiniones, dándole cabida a comentarios de la comunidad, etc. Y sabemos que en algunos canales esto tiene más pinta de spam que en otros. La naturalidad ha de ser la clave en cada uno de los canales.
  • Generación de Tráfico: cuando observamos Google Analytics nos damos cuenta de qué plataformas nos dirigen más tráfico hacia nuestra web. Gracias a estos datos podemos saber qué canales funcionan mejor para generar tráfico social y así reforzar nuestras acciones o reorientarlas en cada uno de ellos.
  • Conversión: igualmente, siguiendo el funnel de conversión, podemos deducir cuáles son los canales que dirigen a nuestros seguidores a una posible conversión. Son canales en los que sabemos que la conversión es más alta, bien por la propia idiosincrasia del canal o por acciones específicas de promoción de productos o servicios.
  • Aprovechar el flujo de información y opinión: en los distintos canales se producen conversaciones y son los medios perfectos para la generación y difusión de información. Como empresa o marca podemos aprovechar estos flujos de noticias para aprovecharnos de ellas, conociendo bien cuáles son las tendencias y atándonos a su cola, o bien, liderándolas.
  • Monitorización y estudio: al igual que nosotros actuamos en diferentes canales, así lo hace también el resto del mercado. Tanto empresas, como potenciales clientes y clientes, usuarios y organismos afines, partners y colaboradores… todos utilizan los distintos canales y gracias al rastro de la acción que ejecutan, tenemos la capacidad de estudiar y analizar qué está ocurriendo en el sector del mercado que nos concierne. Es, por lo tanto, un elemento fundamental en nuestras estrategias, tanto para diseñarla en función a lo que ya está ocurriendo como para entender el transcurso de las acciones durante el desarrollo de la propia estrategia.
  • Difusión de contenidos: Y, por supuesto, difundir nuestros contenidos. Además del SEO y de la propia reputación ya generada, los canales sociales son fundamentales a la hora de difundir nuestro propio contenido, ya que es el principal foco de atención de los usuarios, con un porcentaje muy alto de uso diario.

 

Canales en social media

Existen multitud de canales en social media.

 

Otros criterios para elegir canales

Pero no solo están las funciones que cumplen dentro de la estrategia de social media. Hay otros aspectos a tener en cuenta para la elección de canales. Los he dividido en estos dos puntos:

  • Target: realmente, este punto forma parte de una de las funciones antes mencionada: la monitorización. Y es que, como paso previo a la decisión de qué canales utilizar para nuestra estrategia de social media, debemos conocer dónde está nuestros públicos objetivos y actuar en consecuencia.
  • Recursos disponibles: por último, siguiendo una de las siglas de los objetivos SMART, no podemos olvidarnos de ser realistas y alcanzables, es decir, consecuentes con nuestras decisiones. A veces, nuestros propios recursos nos impiden estar en tantos canales como nos gustaría. Tenemos que ser conscientes de ello, y saber elegir con buen criterio profesional por qué elegimos unos u otros en detrimento de la presencia en aquel canal que sacrifiquemos.

 

Cada canal ha de tener una planificación específica, donde el discurso, las formas, la frecuencia de publicaciones o el propio contenido se adapte al mismo. Sin embargo, todo esto pertenece a una estrategia global, donde todos los aspectos mencionados han de guardar una estrecha relación para el cumplimiento de una serie de pautas que conformen la fuerza de una sola marca, una propia voz que utiliza distintos altavoces. Por eso, aunque el formato cambie, el objetivo es el mismo, todos apuntan en la misma dirección.

Y como sabemos a estas alturas, no tiene sentido hablar de canales online o de estrategia digital. El marketing y la comunicación abarcará todos los medios posibles: tanto on como offline.

Redes sociales para ligar y marketing digital

Somos reticentes en el uso de las redes sociales para ligar en el sector del marketing digital. Pocas veces o casi ninguna he oído proponer a un profesional de social media o de SEO, de contenidos o de estrategia, la idea de usar una red social de contacto como canal para cumplir sus objetivos empresariales o llegar hasta el público objetivo deseado. Al igual que ocurre al admitir que pertenecemos a una de estas plataformas de forma personal.

Que levante el tuit cuántos usan Tinder o lo han usado alguna vez con la excusa de «una amiga me ha hablado de él y me ha creado un perfil» o «estaba de cachondeo con mis amigos». Sea cual sea el motivo, lo cierto es que esta red social de contactos cuenta con la inestimable —e incierta— cantidad de unos 60 millones de usuarios —hace ahora un año que la cifra oficial la situaban en 50 millones y 10 millones de usuarios activos cada día—.

Y esta cifra no es para dejarla pasar como el que oye llover. Sobre todo, si tenemos en cuenta que contamos con un target tan definido como ávido de experiencias. Un perfil donde el sexo, la edad y la ubicación, por lo pronto, la tenemos junto a unos deseos en forma de persona de cualquiera de los dos sexos con otra edad y una ubicación cercana. Que necesitan lo mismo o, al menos, buscan lo mismo. Y cuyas conexiones con Facebook nos relevan además otros datos relativos a intereses personales. También otras informaciones más cualitativas como pueden ser las fotografías.

Tinder

Tinder, la aplicación de contactos personales con más éxito en la actualidad.

Pero esto no es exclusivo de Tinder. Otras tantas de estas redes sociales para ligar o de contacto requieren gran cantidad de datos de los usuarios, para que el perfil sea lo más parecido posible a lo que buscan desde el otro lado. La ficha de usuario de Adoptauntio.es, por ejemplo, define a la perfección a la persona que se sienta detrás del teclado. Porque la red va de eso, de encontrar a la persona que se ajusta exactamente a nuestras necesidades, con todo lujo de detalles.

Una mina de oro en forma de target

No faltan redes de este calibre donde se solicitan datos de todo tipo sobre los usuarios: Happn, Badoo, Ashley Madison, Lovoo, Meetic, eDarling, Zoosk, okCupid… y no os aburro más. Hay tantas que abruma. Además, y aunque todo llueva bajo el paraguas de las relaciones de cualquier tipo, no todas se dirigen exactamente al mismo público objetivo. Todos tenemos en mente qué clase de personas podrían entrar en unas y otras; si no, es la misma empresa quien se encarga de recordártelo: «eDarling, para solteros exigentes«.

Aún así, en la mayoría de ellas es complicado encontrar publicidad de forma tan frecuente como podemos ver en Facebook, Twitter o ahora Instagram, redes estas de contenido más generalista. ¿Por qué? Seguimos siendo prejuiciosos y nos cuesta admitir, en una especie de moral autoimpuesta, que de estas herramientas podemos sacar algo útil.

Lo he estado pensando, y realmente sería muy complicado trabajar con uno de nuestros clientes, Aguafría, que vende fuentes y dispensadores de agua para empresas y particulares, en una de estas plataformas de relaciones virtuales. ¿Se os ocurre a vosotros alguna idea?

Aunque tampoco resulta sencillo encontrar la forma de insertar nuestra publicidad. Plataformas como Adoptauntio, Badoo o Tinder no disponen de un apartado de publicidad en sus webs ni apps. Y la mayoría de las respuestas a los mails preguntando por el tema que nos incumbe son inexistentes o tan rígidas como automáticas. O confirmando que, efectivamente, no ofrecen ningún programa de publicidad, como me he encargado de comprobar (y podéis ver en la imagen inferior). Sin embargo, sabemos a ciencia cierta que en Tinder ya está empezando a funcionar la publicidad. Es sencillo, los anuncios son en realidad perfiles que pertenecen a empresas.

Publicidad en Badoo

Respuesta de Badoo a un mail sobre publicidad en su plataforma.

Resulta curioso no obstante cómo, con el perfil de usuario, uno se encuentra con decenas de bots publicitarios o con algún otro fin que nunca preferí descubrir. Porque quienes están detrás de estas máquinas han visto que en estos sitios está el target ideal para sus comunicaciones. No hace falta ser un lumbreras para darse cuenta. Pero claro, lo hacen bajo cuerda. De hecho, una de las condiciones del servicio de Adoptauntio especifica la imposibilidad de usar los perfiles con fines comerciales:

No utilizar el Sitio con fines comerciales o publicitarios. Les recordamos que la desviación de clientes a otro sitio podrá ser objeto de enjuiciamiento y una indemnización con un valor mínimo de 2000 euros serán requeridos así como la reparación de daños sufridos para el sitio AdoptaUnTio.es.

¿Cómo aprovechan entonces estas empresas su enorme potencial con el público que tienen? Las funcionalidades extraordinarias de las que disponen las cuentas premium de estas plataformas pueden ser la única idea. No sabemos si son lo suficientemente rentables como para sobrevivir, aunque viendo su éxito en cuanto a número de usuarios no sería de extrañar. Badoo contaba con más de 240 millones en marzo de 2015. Sí, esta cifra la acerca a gigantes como Twitter o Instagram. Sin parpadear, tras más de 10 años en el escenario virtual y compitiendo contra otras muchas redes de contacto. Así que sí, si sobrevive es porque saben lo que están haciendo.

Las grandes empresas sí hacen campañas

A pesar de todo lo anterior, parece que las grandes empresas, con recursos económicos suficientes y de reconocido prestigio, sí que se han atrevido a compartir el éxito con algunas de estas redes sociales para ligar. Tinder ya ha experimentado con publicidad en una campaña de Domino’s Pizza:

También lo hicieron desde Social Tees Animal Rescue. La acción usaba Tinder para concienciar a los usuarios de que había perros abandonados a los que poder adoptar. Si el swipp se hacía a la derecha, se iniciaba una conversación con el animal y se le daba a los usuarios la posibilidad de poder pasear con él para, definitivamente, poder adoptarlo después.

Marketing digital: dónde empieza y dónde acaba

El marketing digital no es una especialidad. Se trata, más bien, de un conjunto de técnicas que, aplicadas en los canales digitales adecuados, sirven para promover o comercializar productos o servicios a los consumidores y empresas. Es, por tanto, una disciplina que engloba otras disciplinas. Como resume Fernando de la Rosa, es la aplicación de la tecnología a toda la actividad del marketing.

¿A toda la actividad? Si nos paramos a reflexionar, toda la actividad del marketing es mucha actividad. Uno de los modelos más actuales para definir el universo que concierne al marketing es el de las 20 P de David Pearson. Quizás no altera cada uno de los elementos del marketing, o en ocasiones afecta a unos más que a otros. Lo que sí es cierto es que la digitalización del proceso productivo y, sobre todo, del proceso de comercialización o promoción trae como consecuencia la alteración de cada una de las técnicas utilizadas, en mayor o menos medida, lo que supone a su vez un cambio en las competencias de los profesionales.

Por eso es muy poco creíble cuando uno oye decir a alguien que es «especialista en marketing digital». Es tan amplio el abanico de servicios de marketing digital que abruma. Esto se produce, quizás, por una simplificación de todo lo que supone este término, tan complejo pero tan concreto al mismo tiempo. Intentamos definirlo.

Conocí a un director de marketing de una gran compañía que no sabía qué eran las 4 P.

El uso más común de marketing digital es el que lo reduce drásticamente a social media. Porque es la punta del iceberg, lo que vemos y lo que ven las empresas y no especialistas. Pero no es únicamente un problema de terminología, ya que tiene una o varias repercusiones inmediatas. Por ejemplo, el cliente no sabe exactamente qué necesita y todo lo entierra bajo un mismo parámetro. O las ofertas de empleo, que nunca están claras. Así, en los requisitos para una nueva contratación, buscan a un especialista en tantas disciplinas que sería inabarcable. O, al menos, para el que ofrecen una remuneración muy inferior a la merecida para todo lo que demandan.

Sin ir más lejos, hace unas semanas nos encontramos con esta oferta para postularse como Social Media Specialist (señalamos en negrita todas las funciones que se requieren para el trabajo, un abanico que se escapa al social media):

Social Media Specialist, Madrid: la consultora busca a una persona para este empleo que cuente con conocimientos avanzados de herramientas de Marketing online (como HubSpot, Social Bro o Pirendo); en desarrollo de campañas basadas en segmentación de audiencias (se valorará experiencia a la hora de aplicar tácticas de remarketing); en aplicación de estrategias de contenido Buzzfeed (uso de tácticas de publicación para mejorar el consumo de los contenidos); y Content Manager, es decir, desarrollo de planes creativos de contenidos alineados con estrategias comerciales. Además, XXX valorará positivamente el conocimiento y experiencia en campañas de adquisición de tráfico cualificado (SEM/SEO).

¿Cómo podemos entonces definir el marketing digital? Solo a través de estos dos ejemplos se produce una falla importante y, a veces, insalvable, entre empresas y profesionales. Por este motivo, trataremos de sintetizar las disciplinas a continuación. Fernando de la Rosa divide el marketing digital en cinco grandes áreas: definición de propuesta de valor, comunicación, canales, revisión de procesos y cambio cultural de la organización. Sin embargo, y aunque resulte un modelo más simplista, me ceñiré a las disciplinas que enmarca, ya que también puede ser más práctico para definir el Marketing Digital.

Infografía marketing digital

Infografía marketing digital

Estrategia o Plan de Social Media: conjunto de técnicas de comunicación en medios sociales encaminadas a realizar una serie de acciones que persigue el cumplimiento de un objetivo determinado.

  1. Inbound Marketing: conjunto de técnicas no intrusivas orientadas a captar clientes aportando valor gracias a la combinación de SEO, marketing de contenidos, redes sociales y analítica web.
  2. Growth Hacking: conjunto de técnicas que utilizan la creatividad, la analítica y las redes sociales para vender productos online y conseguir visualización.
  3. Marketing de Afiliación: se produce cuando una web (afiliado) publicita a comerciantes (anunciantes) mediante la publicación de anuncios o promociones. Los afiliados obtienen una comisión por acciones determinadas.
  4. Marketing Relacional: estrategia que tiene como objetivo reforzar los lazos con los consumidores.

Podemos realizar un plan de

  • Social Media Marketing: combina los objetivos de marketing en Internet con medios sociales como blogs, agregadores de contenidos, redes sociales, sitios de microblogging, servicios de mensajería instantánea o redes de geolocalización y gamificación.
  1. Community Management: gestión y administración de la comunicación en canales sociales digitales fomentando la creación y el crecimiento de comunidades en torno a temáticas concretas, objetivos o empresas.
  2. Content Marketing: técnica de marketing que consiste en la creación y difusión de contenido específico para atraer al público objetivo hasta los canales que nos interesan.
  3. SEO: Search Engine Optimization u optimización para motores de búsqueda, también conocido como posicionamiento web.
  4. Email Marketing: técnica de marketing que consiste en el uso del correo electrónico como medio de comunicación comercial para enviar mensajes a una audiencia específica, sean clientes o no.
  • eCommerce: método de compra-venta de bienes o servicios a través de internet, sin barreras geográficas, con disponibilidad 24 horas y automática.
  • SEM: Search Engine Marketing o marketing en motores de búsqueda. Publicidad PPC (pago por clic).
  • Publicidad: comunicación comercial digital destinada a un cliente o cliente potencial de un anunciante que se realiza en medios interactivos.
  • Mobile Marketing: desarrollo de campañas de comunicación a través de dispositivos móviles y utilizando o no las características propias de estos.
  • Relaciones Públicas 2.0: proceso estratégico de comunicación que construye relaciones mutuamente beneficiosas entre las organizaciones y sus públicos.
  • Analítica Web: monitorización, recopilación, análisis y estudio de los datos que se obtienen de los usuarios al navegar por un sitio web para comprender el comportamiento de los mismos y mejorar el rendimiento del sitio para lograr unos objetivos específicos.
  • Diseño: proceso previo de configuración mental, «pre-figuración», en la búsqueda de una solución en cualquier campo.
  • Usabilidad: medida de calidad de una web con respecto a la facilidad de su lectura de textos, su velocidad de descarga y la presentación de sus funciones y menús que, en su conjunto, mejora la experiencia del usuario.
  • Persuasión Online: conjunto de técnicas orientadas a conseguir que los usuarios apoyen nuestras decisiones y opiniones resaltando la lógica y el positivismo de nuestros argumentos.
  • CRO (Conversion Rate Optimization): optimización de la tasa de conversión, es decir, diseño de ideas encaminadas a elevar la conversión de una web.

*Fuentes: Wikipedia, seoseo7, marketingguerrilla

Conocemos otros esquemas y en SegundaPlanta somos conscientes de todas las implicaciones que tiene el universo digital y, por ende, el negocio digital. Sin embargo, hemos querido centrarnos en un esquema básico que sintetizara de forma directa las disciplinas o categorías que implican directamente al marketing, obviando materias tan esenciales como la programación o la pata legal. Uno de los dibujos más completos que conocemos por aquí es este de la consultora Gartner.

Gartner Mapa Marketing Digital

 

Es posible y es de alabar la capacidad de buenos y grandes profesionales de poseer varias de las competencias enumeradas. Claro que es posible. Y, en algunos casos, recomendable y necesario. Son varias las disciplinas que se tocan de cerca entre sí. Además, las empresas no suelen disponer de recursos para formar un equipo tan grande, tan especializado, por lo que se hacen necesarias estas personas todoterreno, capaces de tener una visión mucho más global.

No obstante, el desarrollo de cada uno de los puntos anteriores tiene un coste, unos conocimientos y una experiencia propia que, por un lado se paga, y por otro se adquiere con estudio y trabajo, mucha dedicación.

 

@alvaroolmo / @RaúlDorado

Un gran poder conlleva una gran responsabilidad

Ya lo decía el tío de Peter Parker. Cuando un cliente nos confía la tarea de gestionar su comunicación digital está otorgándonos un poder que, en muchas ocasiones, no conoce ni controla. La comunicación también puede ser como Hulk si uno no sabe cuándo y cómo ponerse verde.

Comunicar no es emitir mensajes promocionales según las necesidades del momento. Se trata de transmitir, de trasladar todo aquello que se quiere representar y que la marca significa. Significa empapar cada acción, cada gesto digital y no digital en una sensación; plasmar cierta complicidad, formar parte de lo cotidiano, ser uno más en el día a día sin que se note la línea que separa la conversación de la promoción.
Comunicar es ser tan natural siguiendo una estrategia que parezca que improvisamos. Como cuando un amigo habla. Pero, además, también es ser útil y saber ofrecer lo correcto, en el mejor momento. Es no ser oportunista, sino constante, sincero, abierto.
Cuando un cliente nos confía esta tarea nos ponemos la camiseta de su empresa. Dejamos de ser agencia para ser la marca, para sentir como ella, movernos como ella, hablar como ella, responder como ella y hacer clic en ‘me gusta’ como ella lo haría. Está dándonos un poder que conlleva la gran responsabilidad de pertenecer y representar a la empresa.
Por todo eso, comunicar no es postear en Facebook una foto del momento con un emoji de un guiño. No, eso no, que también, o quizás, pero no es eso sin más. Es formar parte de una personalidad, de una estrategia, saber que existen unos valores que es la bandera de cada una de nuestras palabras. Es oler a la marca, conocer su sabor y transmitir su compromiso.
Un gran poder, la comunicación, conlleva una gran responsabilidad: ser la marca.

El poder real de las redes en nuestro comportamiento

«Solo porque alguien nos llame por teléfono no vamos a comprar su producto». Con esa premisa, el doctor Nicholas Christakis participó hace unas semanas en una de las múltiples charlas de la importante cumbre sobre social media que se celebró en Dubai, Arab Social Media Influencers Summit. En la mesa redonda que tuvo como protagonista al cada vez más afamado académico, ‘El poder oculto de las redes sociales’, se dieron algunas de las claves del panorama actual en cuanto a la capacidad de las redes sociales para provocar cambios de comportamiento en las personas.
 
Christakis argumentó que los medios sociales son una herramienta inigualable en cuanto a intercambio de información, pero diferenció dos tipos de relaciones entre sus usuarios: los lazos débiles (conocidos, famosos o incluso el seguimiento a marcas) y las conexiones sociales (conexiones íntimas que pueden influir en decisiones). En este sentido, y poniendo como referencia lo acontecido en la Primavera Árabe, explicó cómo en ambientes cerrados o acotados por una misma realidad es más sencillo provocar cambios de comportamientos. Todo ello, además, con la contribución indispensable de los medios de comunicación de masas.
 
Y es en este punto donde nos detenemos. Los medios nos cuentan historias completas, redondas, explicadas y documentadas. Las redes sociales, no obstante, ofrecen noticias que, aun sin estar aisladas o descontextualizadas, sí que carecen de una línea que sintetice y ayude a la comprensión de los hechos. Podemos decir que son dos excelentes plataformas que pueden y deben colaborar entre sí. 
 
Pero el medio no es la clave. Las columnas vertebrales las encontramos en otros cuatro pilares. 
 
«The key to effective social engagement is in the message».
 
El propio medio es irrelevante sin un mensaje contundente. Sin una comunidad con unas conexiones fuertes, con followers activos y participantes. Por ello, las redes sociales tienen un efecto humanizador que es un factor esencial para que se compartan noticias, para hacer una fuerza grupal interesante. Este efecto asociacionista provoca un conjunto de datos que pueden ser muy útiles en estudios de big data y que es, en definitiva, una forma de aprendizaje más con la que el ser humano convive desde que es ser humano: una persona ya no necesita acercarse al fuego para saber que quema. Ya fue aprendido por otros. Al fin y al cabo, se trata de relaciones básicas sobre aspectos básicos de la vida.
 
En esta inmensidad se producen algunos efectos como la creación de un todo a partir de miles y miles de partes. Por ejemplo, la formación y crecimiento de la Wikipedia, uno de los mayores esfuerzos colectivos de conocimiento existentes a través de la historia. Otro efecto es la virtualidad, es decir, la posibilidad de comunidades marginales de encontrar su propia voz en la red, de tener un sitio y alzarse. En esta línea se produce también el surgimiento de voces exclusivamente online, celebrities que en el off no han tenido una oportunidad de dirigirse al resto del mundo conectado.
 
Conocer estas bases de la comunicación online nos da una perspectiva más global del mundo que nos rodea y su relación.