Entradas

La proporción áurea en el diseño

En el ser humano es inherente e intrínseco el deseo por buscar la belleza en todas sus formas, motivo por el que los diseños son cuidados. Es por ello que desde siempre, se han desarrollado teorías que expliquen y permitan realizar diseños más hermosos, y una de esas teorías es la Proporción Áurea, también llamada la razón divina.

Esta teoría propugna que la proporción es la forma más perfecta de belleza, es la proporción entre las formas y elementos de una composición elevada al máximo nivel.  El axioma principal de esta teoría es que al dividir un segmento en dos partes, la proporción entre la parte mayor y la menor debe ser igual que la que existe entre el segmento total y la parte menor, lo que genera diseños web asimétricos pero bien proporcionados que le dan esa armonía de la que antes hablábamos, así como podemos crear un punto focal concreto, convirtiéndolo en el punto principal de nuestra composición.

Su cálculo se realiza de la siguiente manera:

El número obtenido tiene que ver con la proporcionalidad entre los distintos elementos. Esta armonía existe también en elementos de la naturaleza, como pueden ser la perfecta espiral de un caracol,  el pentagrama perfecto que forma una estrella de mar o la disposición de los pétalos de una flor. Esta proporcionalidad curiosamente relaciona la cantidad de abejas macho y abejas hembras que hay en una colmena.

También, por otro lado, en la búsqueda de esa perfección armónica, han sido muchos artistas a lo largo de la Historia los que han usado este número para realizar sus obras, siendo el primero de ellos el griego Fidias, en honor al cual fue llamado este número, Fi, a la hora de crear su obra más universal, el Partenón. También han utilizado este recurso artistas como Leonardo Da Vinci, que, en su Canon intentaba demostrar que el cuerpo humano cumple esta Razón Dorada.

Pero los tiempos han cambiado, y el diseño también. Ahora podemos realizar diseño gráfico y de webs, las cuales cumplen con una función clara, siempre dependiendo de sus objetivos, claro está, entre las cuales se encuentran atraer a clientes y conseguir conversiones.

Para ello, nuestra web debe estar bien construida, planeada y, por supuesto, planeada, lo que implica que en ella los elementos deben estar en perfecta armonía y proporción para lograr la perfecta proporción entre todos ellos, proporcionando a los internautas una perfecta experiencia visual de marca, cliente y usuario, haciéndola más atractiva y clara.

La proporción áurea busca crear un lenguaje natural  claro que pueda comprender nuestro cerebro, así como aprovechar la forma natural de leer una web, que generalmente va de arriba a la izquierda abajo a la derecha, por lo que usando la razón divina, los elementos deberían ir colocados en ella según su importancia siguiendo este patrón de comportamiento.

¿Y tú, qué sabes de la proporción áurea?

Diseño web: desmontando falsas creencias

En los últimos tiempos todo lo referente a internet ha tenido una gran aceptación por parte de los usuarios y empresas, que han visto en este sector un aliado muy potente para conseguir sus objetivos, en lo que a lo económico  se refiere y en otros aspectos tales como la imagen de marca.

Así pues, uno de los principales elementos en los que se apoyan las marcas para construir, no sólo su imagen, sino su identidad, es en el diseño, tanto gráfico como web. Si bien es muy fácil ver una imagen o una web, no siempre es lo que parece, puesto que la opinión y la visión que tiene la gran parte de usuarios no es la más cierta.

De este modo, existen falsas creencias acerca del diseño, datos que están muy lejos de ser ciertos, entre los que encontramos los siguientes:

El diseño web es fácil y rápido

Nada más lejos de la realidad. El diseño web requiere conocimientos de programación, diseño, usabilidad, posicionamiento web, estructuración de contenidos y saber crearlos correctamente, además de precisar total atención a lo que tenemos entre manos. Se requiere habilidad y preparación, además de saber trabajar en equipo, puesto que es una labor totalmente multidisciplinar.

Si sabes de diseño web, lo sabes todo acerca de informática, redes sociales y todo lo referente a este sector

En el mundo de internet y la informática existen muchísimos profesionales que conocen su sector. No es lo mismo un diseñador web que un diseñador gráfico, igual que no es lo mismo un albañil que un pintor, aunque los dos se dediquen a la construcción. Un diseñador gráfico puede no saber de programación, y un programador puede no saber de diseño gráfico.

El diseñador es el que decide todo los aspectos de su trabajo

Aunque es cierto que al profesional se le debe dejar trabajar lo más libremente posible y aplicar sus conocimientos, el diseño web debe ser una colaboración entre cliente y profesional, de modo que el profesional sea capaz de plasmar en la web las necesidades del cliente.

Podemos cambiar cualquier cosa en la web “en un momentito”

Este es uno de las creencias más molestas con las que los profesionales deben lidiar en su día a día. Los clientes no son conscientes de que cualquier cambio que queramos realizar en una web no es cosa de minutos, sino de mucho tiempo de trabajo. Los clientes piensan que cambiar un cuadro de lugar o cambiar el fondo de la web, o incluso, añadirle un texto es tan fácil como decir “amén”. Hace falta tiempo y trabajo para ello.

Los clientes mandan

Sí pero no. Como hemos dicho antes, la creación y diseño web es la unión entre las necesidades del cliente y el buen hacer del profesional. El cliente debe decir lo que quiere, por supuesto que sí, pero también debe permitir al profesional trabajar, así como debe confiar en las decisiones del profesional a la hora de crear/diseñar la mejor web para satisfacer las necesidades de su cliente.

¿Qué piensas tú? ¿Qué otros mitos existen en torno al diseño web?

Diseño web: depende del color con que se mire

Los seres humanos somos complejos.

De igual forma que necesitamos sentirnos atraídos por alguien para iniciar una relación con esa persona, necesitamos sentir que la marca nos seduce para que compremos su producto. Es un hecho.

Ese cortejo, llamémoslo así, empieza por ofrecer una buena imagen, y en una buena imagen, como ya sabemos, influye muchísimo la web corporativa a la que dirijamos a nuestro usuarios, a nuestra clientela, ya sea potencial o de facto.

Ya hemos hablado antes de la mejor forma de construir una web adecuada a nuestras necesidades, pero, sobre todo, a la de los usuarios que nos visitan. Establecimos en posts anteriores la necesidad de poseer una buena arquitectura web, estructura y facilidad en el uso y navegación de la web, usando un diseño atractivo y moderno, pero que a la vez, ofreciera la imagen profesional que nuestra marca pretende transmitir de cara a los consumidores.

Pero, algo que es muy importante y que pasamos por alto en muchísimas ocasiones es la importancia de los colores que utilizamos, puesto que el ojo recoge el color transformándolo en sensaciones. De hecho, más del 85% de los usuarios afirman que el color de un producto es uno de los principales motivos para su posterior compra, según el estudio realizado por June Campbell “The psicology of web performance”.

El color también influye en la imagen de nuestra marca en un 80%, según el mismo estudio, puesto que ayuda al usuario a reconocerla.

Se trata de uno de los elementos más poderosos del diseño que nos transmiten cosas, como por ejemplo, el color amarillo transmite optimismo y jovialidad, además, atrae la atención de los compradores. El rojo, por su parte, transmite la sensación de energía y crea la impresión de urgencia.

Por poner un tercer ejemplo, el azul ofrece confianza y seguridad, a menudo lo usan los bancos, y los negocios, mientras que el verde es el color universalmente asociado a la salud y la naturaleza, además de ser el color más fácil de procesar por el ojo humano.

Tiene la increíble y única capacidad de atraer a determinados tipos de usuarios y de lograr que cambien su decisión de compra. Así, los colores rojo, azul marino y negro atraen a compradores impulsivos, por lo que son perfectos para liquidar productos, mientras que el celeste, el rosa y el morado son los colores de los consumidores tradicionales.

Tenemos un gran aliado en los colores para conseguir atraer a nuestros consumidores, ¿por qué no utilizarlo?

Diseño web: claves para la supervivencia

Mientras lee este artículo habrán sido puestas en circulación más de diez nuevas páginas webs. Según un estudio de NetCraft, el ritmo es de casi 600 sitios a la hora. Hablamos a nivel mundial, donde el total de sites supera ampliamente los 450 millones. Una auténtica “selva cibernética” en la que obviamente se impone un particular espíritu de supervivencia. Pero no sólo instintivo. También sensato: las posibilidades de éxito son directamente proporcionales a una práctica eficaz, profesional, en el diseño de nuestra web.

Todo debe estar orientado hacia la interacción efectista y efectiva con el usuario. La usabilidad, la estética y la accesibilidad, por ende, han de articular cualquier proyecto. Son imprescindibles y complementarias. “La perfección no se alcanza cuando no haya nada por añadir, sino cuando no haya nada que quitar”, decía Saint-Exupéry. Éste es el mayor logro de un diseñador: llegarle a los usuarios con productos simples y atractivos sea cual sea la plataforma elegida. Una página asequible pero con mala estética no atraerá la atención de posibles usuarios o visitantes, mientras que una página muy bonita pero que funciona mal terminará generando rechazo.

Ahora bien, detrás del diseño debe converger una planificación de contenidos. Todo debe pensarse y planificarse para que el usuario entienda de qué va el sitio y sepa usarlo, pero también para que sea guiado hacia la información que nos interesa que vea. Por eso el diseño va más allá del arte, que sólo necesita la apreciación del espectador. Ahora se reclama también su implicación en un contexto de uso. De ahí que el diseño, primero, debe lograr que se quede y, segundo, aspirar a que sea conducido por el contenido de la página para cumplir los objetivos de la misma. No es fácil, pero tampoco imposible…

¿Tú qué crees?

Pixlr.com | Herramienta de edición de imágenes online

El equipo de Atodesk nos presentan Pixlr Editor. Una herramienta online de edición de imágenes tipo Photoshop, pero gratuita. Después de un amplio testeo parece mentira que se estén consiguiendo herramientas en la nube con tan buen nivel de rendimiento.

Desde el punto de vista de la usabilidad es una copia a Photoshop, misma barra de herramientas, iconos, funciones, atajos de teclado, etc. Sólo algunas funciones varían su ubicación en la barra superior.

Es una aplicación basada en Flash Player por lo que está limitado su uso (a priori) en dispositivos como el Ipad. Para netbook puede ser la opción más recomendada.

Sólo permite la edición de imágenes a 72 píxeles/pulgada, lo que es perfecto para diseñadores Web pero impide que sea una herramientas que puedan utilizar los diseñadores gráficos.

Los filtros son bastante pobres, pero vista su utilidad tampoco es algo que desmerezca a esta aplicación.

Pixlr.com | Herramienta de edición de imágenes online 1

Los formatos para guardar permitidos son:  JPEG, PNG (con transparencia),BMP,TIFF y específico del programa por capas. También te permite compartirlo en redes sociales o almacenar en la nube.

[box_download] No es photoshop, pero para un uso no profesional
puede ser una herramienta muy práctica. :) [/box_download]

[toggle title=»Más información»] Conoce Pixlr.com aquí. [/toggle]

Los ojos de un niño

Aprovechando que la paternidad nos sobrevuela a varios miembros de esta agencia  y que todo lo referente a «gadgets» infantiles son un tema recurrente por esta oficina en lo últimos tiempos, queremos compartir con vosotros esta onírica campaña Leer más