Entradas

Redes Sociales

Las Redes Sociales han sido las responsables del cambio, tan radical, que ha sufrido la manera de comunicarnos y relacionarnos entre nosotros. Una sociedad que está totalmente conectada a Internet y que deja a un lado su vida privada para exponerla diariamente a un público, que no siempre se es consciente de quién es

Redes Sociales

¿Qué son las Redes Sociales?

Las Redes Sociales son comunidades de personas que comparten información, contenido y datos permitiendo el contacto con otras personas, ya sean o no conocidas.

¿Cuántos tipos de redes existen?

Las redes se pueden clasificar según su contenido en redes de video, redes profesionales, redes fotográficas, etc. Aunque las dos categorías más conocidas son:

  1. Redes Verticales. Son aquellas que unen a personas con un interés común. Por ejemplo, Linkedin.
  2. Redes Horizontales o genéricas. Redes sociales cuyo objetivo es el de conversar con otras personas que no necesariamente tienen un interés en común. Las más conocidas son Facebook y Twitter.

¿Cuáles son las más utilizadas?

Redes Sociales hay muchas, pero aquí te mostramos las 7 plataformas más usadas.

  1. Facebook

Con más de 23 millones de usuarios en España, es la red social más reconocida. Conecta tanto a personas con otras personas, como a empresas con usuarios con el objetivo de poder ofrecer sus productos o servicios.

  1. Twitter

Twitter ha ido evolucionando a lo largo del tiempo. Su cambio más importante fue el aumento de caracteres de 140 a 280 a la hora de redactar un tweet.

  1. Instagram

Es una de las redes fotográficas más populares y usadas hoy en día. Fue comprada por Facebook en 2012 alcanzando poco después la cifra de 100 millones de usuarios.

  1. Google Plus

La red social de Google no es de las más usadas, aunque es una buena alternativa para conectar con otro público y una de las mejores para optimizar el SEO del sitio web.

  1. Pinterest

Al igual que Instagram, es una aplicación fotográfica dónde puedes crear y compartir pines o imágenes en tableros divididos por temáticas.

  1. Youtube

Es la plataforma de videos más conocida en la cual los usuarios crean, comparten y ven videos. Además, es uno los buscadores más usados.

  1. Linkedin

La mayor red de profesionales se encuentra en Linkedin. Fue creada para elaborar tu propia red de contactos a nivel profesional y empresarial.

Pros y contras de tener presencia en las redes sociales

Las Redes Sociales ofrecen muchas ventajas a nivel empresarial y personal. Pero, si no se hace un uso adecuado de ellas, pueden llegar a ocasionar muchos inconvenientes.

Infografia RRSS

El beneficio más importante es la comunicación instantánea entre personas y entre empresa y usuario. Ofreciendo la oportunidad de compartir momentos, información e incluso conocimientos.

A nivel personal, pueden reforzar nuestra marca personal que se puede aprovechar a la hora de buscar un empleo.

A nivel profesional son un canal de difusión y promoción de los productos o servicios que las empresas ofrecen, reforzando su presencia online, contactando con clientes potenciales y fidelizando a otros. La medición de los resultados de las acciones de marketing es clave a la hora de reaccionar a tiempo a situaciones como una crisis de reputación online y también, fomenta la atención al cliente teniendo un feedback en tiempo real.

Por otra parte, los inconvenientes también se pueden analizar desde el punto de vista personal y profesional.

A nivel particular, la mala configuración de la privacidad del perfil puede llegar a ser perjudicial a la hora de obstar a un puesto de trabajo. Por eso, revisarla periódicamente es algo fundamental.

La pérdida de tiempo o adicción a las redes es un problema social que va en aumento sobre todo entre los jóvenes.

En el caso de las empresas los resultados no son inmediatos, la reputación se crea a diario trabajando constantemente y a veces, para tener más visibilidad en las diferentes plataformas es necesario invertir una cierta cantidad de dinero.

En definitiva, las Redes Sociales tienen ventajas e inconvenientes, pero haciendo un buen uso de ellas pueden resultarnos muy útiles.

www.segundaplanta.com

 

El poder real de las redes en nuestro comportamiento

«Solo porque alguien nos llame por teléfono no vamos a comprar su producto». Con esa premisa, el doctor Nicholas Christakis participó hace unas semanas en una de las múltiples charlas de la importante cumbre sobre social media que se celebró en Dubai, Arab Social Media Influencers Summit. En la mesa redonda que tuvo como protagonista al cada vez más afamado académico, ‘El poder oculto de las redes sociales’, se dieron algunas de las claves del panorama actual en cuanto a la capacidad de las redes sociales para provocar cambios de comportamiento en las personas.
 
Christakis argumentó que los medios sociales son una herramienta inigualable en cuanto a intercambio de información, pero diferenció dos tipos de relaciones entre sus usuarios: los lazos débiles (conocidos, famosos o incluso el seguimiento a marcas) y las conexiones sociales (conexiones íntimas que pueden influir en decisiones). En este sentido, y poniendo como referencia lo acontecido en la Primavera Árabe, explicó cómo en ambientes cerrados o acotados por una misma realidad es más sencillo provocar cambios de comportamientos. Todo ello, además, con la contribución indispensable de los medios de comunicación de masas.
 
Y es en este punto donde nos detenemos. Los medios nos cuentan historias completas, redondas, explicadas y documentadas. Las redes sociales, no obstante, ofrecen noticias que, aun sin estar aisladas o descontextualizadas, sí que carecen de una línea que sintetice y ayude a la comprensión de los hechos. Podemos decir que son dos excelentes plataformas que pueden y deben colaborar entre sí. 
 
Pero el medio no es la clave. Las columnas vertebrales las encontramos en otros cuatro pilares. 
 
«The key to effective social engagement is in the message».
 
El propio medio es irrelevante sin un mensaje contundente. Sin una comunidad con unas conexiones fuertes, con followers activos y participantes. Por ello, las redes sociales tienen un efecto humanizador que es un factor esencial para que se compartan noticias, para hacer una fuerza grupal interesante. Este efecto asociacionista provoca un conjunto de datos que pueden ser muy útiles en estudios de big data y que es, en definitiva, una forma de aprendizaje más con la que el ser humano convive desde que es ser humano: una persona ya no necesita acercarse al fuego para saber que quema. Ya fue aprendido por otros. Al fin y al cabo, se trata de relaciones básicas sobre aspectos básicos de la vida.
 
En esta inmensidad se producen algunos efectos como la creación de un todo a partir de miles y miles de partes. Por ejemplo, la formación y crecimiento de la Wikipedia, uno de los mayores esfuerzos colectivos de conocimiento existentes a través de la historia. Otro efecto es la virtualidad, es decir, la posibilidad de comunidades marginales de encontrar su propia voz en la red, de tener un sitio y alzarse. En esta línea se produce también el surgimiento de voces exclusivamente online, celebrities que en el off no han tenido una oportunidad de dirigirse al resto del mundo conectado.
 
Conocer estas bases de la comunicación online nos da una perspectiva más global del mundo que nos rodea y su relación.

Aclarando conceptos: SEO, SEM y SMM

Todos los que nos dedicamos a esto de las redes sociales vemos continuamente cómo aparecen en nuestras vidas distintos acrónimos que, como profesionales dospuntocero nos vemos obligados a conocer.

Para los neófitos en la materia y para los que no lo son tanto, siempre es bueno recordar y aclarar conceptos, que en este caso serán SEO, SEM y SMM, muy confundidos por muchos usuarios.

¿Qué es el SEO?

Para empezar, diremos que el SEO, es el proceso de mejorar la visibilidad de un sitio web en los resultados orgánicos de los diferentes buscadores, es decir, implica el uso de técnicas para que nuestra página web o blog sea mejor indexada por los distintos buscadores y mejore nuestra visibilidad, lo que puede conllevar más beneficios en forma de visitas y de leads, así como la consecución de una mayor relevancia, lo cual es un factor determinante en SEO.

Es importante señalar que el SEO es una bicicleta en la que las dos ruedas son el posicionamiento web, es decir, estar más arriba en los buscadores, y la optimización de la misma web para los motores de búsqueda, es decir, que sea más fácil leerla e indexarla, como hemos dicho antes, lo que generará mejor posicionamiento web. Para ello, podemos usar técnicas como por ejemplo corregir código, no incluir en la web contenido duplicado o añadir buen contenido, mientras que para el posicionamiento las técnicas que se usan pueden ser desde realizar estrategias de link building o link baiting para conseguir que haya muchos enlaces apuntando a nuestro sitio  hasta la viralización del contenido en redes sociales.

¿Qué es el SEM?

El SEM no es más que el marketing en motores de búsqueda, pero de pago. La principal diferencia con el SEO es precisamente ésta, que el SEO se trabaja, pero el SEM se paga. El SEM abarca toda la publicidad pagada en internet, como blogs, páginas webs, plataformas sociales y motores de búsqueda. Una de las principales herramientas para este tipo de publicidad online es Google Adwords, que nos permite pagar por nuestros anuncios en función del tipo y el medio en el que los queramos insertar, siendo los formatos más conocidos y populares el CPC, en el que el usuario paga según los clicks de los usuarios, CPM, es decir, el pago por la cantidad de veces que se muestre un anuncio. Es fundamental optimizar nuestros anuncios con las palabras clave.

¿Qué es el SMM?

El SMM es el marketing en Redes Sociales. En este caso, implica realizar una serie de tácticas y acciones utilizando las redes sociales como canal para alcanzar, principalmente, los objetivos de creación de marca y comunidad y una visibilidad para la marca, valga la redundancia. En el SMM, o Social Media Marketing, es fundamental establecer una estrategia adecuada a las necesidades de cada cliente, ya que éste es el pilar principal para realizar una campaña en redes sociales. En Social Media, un principio fundamental es que la marca crea un canal bidireccional para facilitar a su cliente el acceso incondicional a ella, un canal mediante el cual la marca está atenta a cualquier necesidad que su cliente pueda tener.

Social Media Marketing (SMM) combina los objetivos de marketing online con los medios sociales, y los objetivos que se perseguirán dependerán de cada empresa, siendo los más comunes, además de los antes mencionados, posicionar una marca o vender un producto.

La reputación es otro de sus pilares, así como la generación y viralización de contenidos de calidad, además de la generación de conversación e interacción con los demás usuarios.

Cómo se comporta el consumidor online

No cabe duda de que el comportamiento del consumidor ha cambiado diametralmente. Antes se conformaba por consumir un producto anunciado por la marca, pero ahora, se ha convertido en un prosumer, tomando la decisión de compra basándose en diferentes parámetros a los que antes no tenía acceso.

Si tenemos en cuenta que existe una previsión que afirma que la población en el año 2014 será de 2,34 billones de personas en todo el mundo, podemos afirmar que existirá un mercado mucho mayor del que hay en la actualidad, con lo que las empresas podrán ofrecer sus productos y servicios a mucha más población.

Si tomamos sólo en consideración la población norteamericana, podemos ver que según las predicciones de los expertos, se producirá un aumento considerable en el número de consumidores online, tomando como base el número de consumidores online “censado” el pasado año 2011, que fue de 178,5 millones de personas y que representa un 87,5%. Los datos proporcionados por eMarketer e Internet Retailer prevén un aumento para este año de los consumidores online, que se situará en los 184,3 millones, cantidad equivalente al 88,1%.

No obstante, la tendencia es ascendente, augurando que el año próximo la cifra estará en los 189,6 millones, en 2014 en 195,4 millones y en el 2015, la cifra tocará techo pasando la barrera de los doscientos millones, cifra que significará que el 90,1% de la población estadounidense será consumidor online.

Por otro lado, el sector que más ventas tendrá será el comercio electrónico al por menor, que, para 2015 se espera que obtenga 279 billones de dólares de beneficio, siendo los consumidores que más compren las mujeres, con un 79% y siendo las más activos los consumidores situados en la franja de edad que comprende entre los 39 y los 64 años.

Por otro lado, las principales razones que motivan en los consumidores la compra online son la los precios más bajos (38%), la facilidad de compra (35,1%) y la facilidad para comparar precios (33,1%).

La decisión de compra está motivada por varios factores, como puede ser la búsqueda de nuevos productos (42%), las opiniones de usuarios y las críticas de expertos (21%), los sitios web de comparación de precios (16%) o la búsqueda de cupones de descuento (14%)

(Imagen: infografía realizada por Invesp).

¿Debemos postear lo mismo en todas las redes sociales?

Los profesionales de las Redes Sociales, en concreto los Community Managers, como ya hemos dicho muchas veces, tienen como uno de sus principales enemigos, la falta de tiempo para realizar las muy diversas tareas derivadas de su cargo.

Afortunadamente existen muchas herramientas que nos hacen el trabajo mucho más fácil, al no tener que estar continuamente atentos al timeline de Twitter o a Facebook, como Hootsuite, pudiendo dedicarnos a otras cosas.

No obstante, las herramientas no hacen el trabajo por nosotros, y debemos saber cómo utilizarlas de forma adecuada. El uso indiscriminado de estas herramientas nos pueden perjudicar más que otra cosa, por eso no es conveniente utilizarlas sin haber trazado antes un plan previo.

Un error que suelen cometer muchas personas es publicar lo mismo en todas las redes sociales, puesto que usando un gestor de redes sociales como Hootsuite o Tweetdeck basta con enviar un tweet a Facebook, LinkedIn o Twitter, incluso a Foursquare.

Pero, ¿por qué es un error?

Debemos tener en cuenta que cada plataforma social tiene su propia razón de ser y su propia idiosincrasia, y, por tanto, su uso y su forma de ser usada. No podemos enviar los mismos contenidos a todas las redes sociales por la sencilla razón de que si lo hacemos, bastará con que los usuarios nos sigan en una de ellas, y perderemos todos los posibles beneficios, no ya de una, sino de todas.

Por lo tanto, debemos establecer una línea de publicación para cada red social, y tener en cuenta que hay plataformas que penalizan el uso de aplicaciones externas, como Facebook, por lo que es mejor actualizar en ellas poco y a mano, de otra manera estaremos sobrecargando la red social y seremos rechazados.

Por otro lado, como hay otras redes sociales como Foursquare cuya esencia no es compartir noticias, como me ha dicho en más de un evento Claudia Pastor (@claudiapastorv ), sino “cotillear”(y uso la palabra literal usada por ella) acerca de dónde están nuestros contactos y robarles las alcaldías.

Para ser interesantes debemos conocer bien cómo sacar el máximo provecho a los distintos canales abiertos, y para ello, debemos ser selectivos con lo que compartimos y dónde lo compartimos.

¿Y tú, qué piensas?

Actividades online, ¿beneficio o perjuicio para las empresas?

El Social Media se usa en muchas empresas para conectar aún más con sus clientes y obtener feedback, de esta manera pueden mejorar sus productos y adaptarlos a las necesidades específicas de los clientes. Las actividades online son muy útiles para promocionar productos y obtener más visibilidad. Esto suena muy bien para las empresas, pero existe el otro lado de esta «gran» herramienta.

Todo gira alrededor de la reputación y de hacer de una marca un negocio con éxito. Aunque el Social Media es un gran aliado de las empresas, puede ser cruel cuando se vuelve en contra, dañando la imagen de una marca en internet. Pero, ¿qué es la reputación de una empresa?

La reputación afecta a la «imagen» y a la «identidad» de los negocios. La imagen de una compañía es como el público percibe a la compañía. La identidad se diseña e incluye cómo la empresa quiere ser percibida por los demás. Esto incluye su logo, su título corporativo, los colores y símbolos que vayan a utilizar. Lo ideal es que la imagen y la identidad de la empresa sea idéntica, lo que significa que el mensaje que la compañía quiere enviar a su público sea interpretada de la forma que se pretende.

Pero, ¿por qué las actividades online pueden ser dañinas?

Cuando alguien busca su nombre en internet, la mayoría de páginas que se muestran son redes sociales, como Facebook, LinkedIn o Twitter, ya que componen la forma perfecta para bucear en el aspecto más «sucio» de las personas. Las estadísticas confirman que el 78% de las empresas buscan a sus empleados en internet, y basan su decision de contratar o no en base a estas plataformas. Por tanto, una buena reputación online es fundamental para una carrera profesional de éxito. Esto también sirve para las empresas: si cuando buscamos información se nos muestra un comentario de alguien descontento, sin duda, daña la reputación de la empresa, lo que puede llevar a una imagen corporativa dañada y una pérdida de clientes.

Un ejemplo es Chrysler. Un trabajor de «New Media Solution» que estaba utilizando sus cuentas personales y corporativas, envió un tweet desde la cuenta de la empresa que debió enviar desde la personal. El tweet decia que, a pesar de que Detroit es conocida como la ciudad del motor, nadie sabe conducir. El mensaje daño la reputación de Chrysler, a pesar de ser borrado inmediatamente.

¿Qué piensas, son las actividades online beneficiosas o perjudiciales para la reputación online? [toggle title=»Traducido Por Inma Jiménez»]Online activites, a benefit for business or an enemy? Social media is used a lot by businesses in order to connect even more with their clients and obtain feedback from them, so they can improve their products to the specific needs of the customers. Online activities are useful in order to promote products and gain name awareness. This sounds like a great benefit for a company, but there is also another side of this “great” tool. It’s all about reputation to make a brand or business successful. Although social media is a great instrument, it can be cruel when it comes down to damaging the reputation of a business on the internet. But what is actually the reputation of a company? It includes the ‘image’ and the ‘identity’ of the business. The image of a company is how the publics, relationships related to the business, perceive the company. The identity is designed by the company and includes how the company wants people to perceive them. This includes their logo, corporate title, colors and symbols used by the company . Ideally, the image and the identity of the company are identical, which means that the message the company wants to send to the publics, is actually interpreted in the way it was intended. But why can online activities be damaging? When a person search their name on the internet, mostly pages like LinkedIn, Twitter and Facebook pop up. Since these pages are from social networks, this is perfect to dig up some dirt about someone. The statistics confirm that 78% of the surveyed companies search for their employees online and base their decision of hiring a person on the positivity that the search brings. Therefore a well reputation online is of main importance for a successful personal career. This also applies to companies, if a negative article written by a dissatisfied client pops up when someone searches your company, this can be harmful for the corporate reputation. As a result this can mean a damaged corporate image and less new customers. An example of such a damaged image by online activities is Chrysler Group LLC. An employee of ‘New Media Solution’, which run the Twitter account of the car brand, send a tweet under the Twitter account of Chrysler which was meant for his own account. The tweet said that Detroit is known as the motor-city but no one actually knows how to drive. This tweet is very damaging for the reputation of Chrysler and got deleted only after a day. Chrysler will cooperate with another media firm once their contract with ‘New Media Solutions’ expires. Are online activities beneficial for a company or a too great risk of reputation damage?[/toggle]

Reputación, más importante de lo que pensamos

Permitidme que empiece el post con una pregunta:

¿Os importa lo que la gente piense de vosotros en las Redes Sociales? 

Si alguien ha respondido que no, mejor que no entre en el ámbito del Social Media. Casi total seguridad, va a fracasar.

Aunque estemos muy seguros de nosotros y no nos importe demasiado la opinión que otros tengan de nosotros, en Redes Sociales eso no debe ser así, de hecho, debe ser todo lo contrario, debemos tener muy claro que los demás deben tener una visión positiva de nosotros, ya que todo el entorno dospuntocero y lo relacionado con los Medios Sociales se alimenta de esto: la reputación.

Al tratarse de un mundo en el que las interacciones se dan mediante medios digitales, necesitamos algo que nos permita saber que aquella persona con la que nos relacionamos es de confianza, y eso es lo que hace la reputación.

Antes de seguir os pregunto: ¿Qué es para vosotros tener una buena reputación?

Os pongo un ejemplo:

Estamos en la Francia del rey Luis XVIII o en la España del Capitán Alatriste, como prefiráis. La sociedad tiene preceptos fundamentales que es necesario seguir, entre ellos, la honorabilidad y la buena reputación son fundamentales. Lo peor que nos puede pasar es que atenten contra ellas o que ofrezcamos una imagen negativa para los demás por algún acto deshonroso que cometamos, y si esto ocurre, nuestra honra y nuestro honor difícilmente podrá quedar restablecida.

Los caballeros y las damas son juzgados por su reputación, por lo que los demás piensan de ellos, y sin un buen concepto de los demás, su condición de nobles queda reducido a nada, por lo que deben estar expectantes y atentos a cada paso que dan, para no caer en el pozo de la deshonra.

Los nobles ganaban su reputación y su condición de honorables realizando actos honrosos y manteniendo una buena actitud, llevando una vida impecable.

Volvamos a nuestro tiempo: el Social Media es exactamente igual. Los demás usuarios valoran por encima de todo el poder confiar en el profesional con el que interaccionan, y su buena reputación es fundamental para ser considerado, valga la redundancia, un buen profesional, de confianza y como un punto de referencia.

La reputación es lo que nos avala ante los demás, y eso se consigue con nuestro buen hacer y nuestro trabajo diario.

¿Qué pasa si tenemos, por contra, una mala reputación? 

Seremos rechazados como profesionales y no conseguiremos los objetivos marcados, tanto si representamos a una marca, con lo cual los efectos pueden ser devastadores, como si nos representamos a nosotros mismos.

Hay que tener extremo cuidado en no dañar nuestra reputación, ya que, como alguien me dijo una vez, es como la virginidad, sólo se pierde una vez.

Si ya hemos sufrido esto, la pérdida o daño de la reputación, o si ha sucedido algo que la pone en peligro, debemos estar preparados, tener un plan que cubra esta contingencia perfectamente consensuado con los departamentos correspondientes, si somos empresa, o, si trabajamos por nuestra cuenta, perfectamente estructurado y pensado para estos casos.

Hay quien afirma que en Internet y en Redes Sociales lo importante es que hablen de tí, no importa si bien o mal. Eso no es cierto. En Social Media el objetivo es que hablen de nosotros, pero bien, lo mejor posible, de lo contrario, tendremos un problema grande.

¿Tú qué opinas? ¿Sabes qué reputación tienes?

Lo que el Social Media se llevó

Aunque ya sabemos que el Social Media no es nada nuevo y que, simplemente, es una adaptación a los nuevos tiempos y a los nuevos medios de lo que existía hace veinte años en el mundo del marketing y la empresa, sí que ha abierto la puerta a nuevas actitudes.

En la actualidad existe una tendencia a deshechar todo lo que no es digital, desde periódicos hasta libros, y a ensalzar las virtudes y beneficios de todo lo tecnológico y lo dospuntocero debido a su gran capacidad de ser social. No nos engañemos, lo Social es Trendy, se lleva.

Estamos en la era del Human Media, del Social Media dirigido a lo humano, y de la colaboración, lo que se lleva cada día a un punto diferente.

Las empresas se han visto obligadas a subirse al carro de esta nueva ola, teniendo que adaptarse a marchas forzadas a lo dospuntocero, por lo que aún pelean a diario muchas para implantar los medios que la presencia en Social Media requiere, aunque, siendo sinceros, les cuesta mucho trabajo, pero saben lo necesario que es para ellas.

La mentalidad ha cambiado con el advenimiento de las Redes Sociales: los profesionales y empresas se han dado cuenta de que aquí hay negocio, pero no sólo de eso, sino de que es una parte fundamental del mismo.

El modelo de la empresa unopuntocero es algo caduco y obsoleto y hoy en día es rechazado por la mayor parte de profesionales que se dedican al mundo de las Redes Sociales: una empresa que no considera a sus clientes, que no crea contenido virtual para ofrecerlo de forma gratuíta y altruista (aparentemente, puesto que detrás de esta acción hay una estrategia de posicionamiento como fuente de información o influenciadores), una marca que no viva por y para su audiencia tiene los días contados (para los más despistados, os recomiendo que volváis a leer el Manifiesto Cluetrain). Ahora es el consumidor quien ha dado un paso al frente y tiene la sartén por el mango: ya no se conforma con comprar el producto que le impone la marca mediante la publicidad, sino que es él quien toma la iniciativa y se informa acerca de ese producto. Es prescriptor y consumidor. Es el prosumer.

Por este cambio de actitud en el consumidor las marcas y empresas se ven en la imperiosa necesidad y obligación de ofrecer algo de calidad y de entablar una relación de confianza con su clientela, su audiencia, y mimar y cuidar cada paso que da. Además, la empresa sabe bien que el consumidor expresará su descontento, y que la crítica puede correr como la pólvora, en las Redes Sociales, puesto que somos mucho más proclives a contar siempre lo malo que lo bueno.

Si hay algo que el Social Media se ha llevado ha sido la creencia de que el canal unidireccional era el único posible y la creencia de que los clientes no podían ser otra cosa que el target de sus acciones comerciales.

¿Qué pensáis? ¿Qué otras cosas se ha llevado el Social Media?

Actualizaciones automáticas en Social Media, ¿sí o no?

Uno de los principales hándicaps de los Community Managers a la hora de realizar su labor profesional es la falta de tiempo, ya que, con frecuencia, deben realizar tareas muy variadas, por lo que nunca viene mal un poco de ayuda extra.

Aparte de la necesaria organización para poder llevar a cabo todas sus trabajos, el Community Manager cuenta con diferentes herramientas que le facilitan su quehacer diario, herramientas que cubren muy distintas necesidades de este profesional, como pueden ser, por ejemplo, monitorizar la web, escribir y editar los posts que tenga que publicar, además de poder elegir cuándo publicarlos, filtrar palabras claves usadas como hashtags, o programar publicaciones en los diferentes perfiles sociales.

Este tipo de herramientas, las que nos permiten elegir el momento en el que queremos que salga una actualización, hacen que podamos realizar otras acciones y no estar durante todo el tiempo de nuestra jornada actualizando en los distintos canales, dejándonos optimizar nuestro tiempo.

Existen una gran cantidad de herramientas para realizar esta función, como por ejemplo, y todas las que mencionaré son gratuitas, como Hootsuite, una de las herramientas más completas que existen para la gestión de las diferentes redes sociales. Esta aplicación tiene la ventaja de ser web based, por lo que no es necesario instalarla en nuestra máquina. Además, nos permite gestionar nuestros perfiles en Twitter, Facebook, Foursquare o LinkedIn, aunque continuamente están siendo añadidas más redes sociales. Otra herramienta que nos permite programar es Tweetdeck, que es similar a Hootsuite y permite realizar las mismas acciones.

Una de las grandes objeciones que se suelen poner a la programación de actualizaciones con estas plataformas es que hay redes sociales que penalizan en el posicionamiento web si se hacen publicaciones con aplicaciones externas a ellas mismas, como es el caso de Facebook, para cuyas publicaciones existe una herramienta muy interesante y que da el aspecto de una publicación manual, PostPlanner.

Por otro lado, los más críticos con la actualización automática de los perfiles sociales aducen que es una práctica que va totalmente en contra de la esencia de los Social Media, ya que, según sus detractores, rompe la relación personal con nuestra audiencia.

Pero no todo es blanco o negro. Una automatización total de un perfil puede ser muy negativo, puesto que es cierto que lo que hace especial a los canales sociales es la humanización de los mismos, y, con la absoluta automatización, seremos asociados a lo robótico, sin interaccionar con nuestra comunidad y sólo preocupados por difundir nuestra información de una forma unopuntocero.

Así pues, ¿qué es mejor? Lo más efectivo es usar la programación de actualizaciones para lanzar nuestra información para, simplemente, preocuparnos de si nos hacen un retweet o nos hacen una crítica, para poder establecer un diálogo con nuestra audiencia, y contestarles. Contestar siempre.

¿Y vosotros qué opináis? ¿Usar Hootsuite u otro similar o actualizar manualmente?